¿Qué hacer cuando tu hijo se niega a ir al colegio?

Puede haber ocasiones en las que tu hijo simplemente preferiría quedarse en casa y ver dibujos animados en lugar de ir a la escuela, pero cierto rechazo a ir a la escuela es mucho más que querer un día tranquilo. Los niños que sienten miedo o ansiedad cuando van a la escuela podrían tener una razón específica para querer quedarse en casa. Al hablar de los sentimientos de tu hijo y abordar la cuestión tras su negativa, puedes encontrar maneras de hacer que la escuela sea más cómoda para un niño nervioso o asustado.

Razones para el rechazo

Tu niño podría tener un número de razones para no querer ir a la escuela. La intimidación, por ejemplo, podría hacer que tu hijo deseara quedarse en casa, dice el Child Mind Institute. También podría tener problemas con los académicos y sentir que se está quedando atrás, así que que quedarse en casa parece ser una mejor opción que luchar. Otros niños pueden tener simplemente la ansiedad por la separación al estar lejos de los familiares, que afecta su capacidad. Cualquiera que sea la razón, necesitarás hablar con tu hijo para averiguar por qué se niega a ir a la escuela y abordar el problema directamente.

Alivio al volver

La American Academy of Family Physicians advierte que cuanto más tiempo falte tu hijo a la escuela, más difícil es volver, así que no cedas ante la negativa. Aunque puede ser tentador rendirse y dejar en casa a tu niño durante unos días, faltar a la escuela sólo refuerza el comportamiento y los temores. No sólo tu hijo recibe validación de que la escuela no es importante, sino que fácilmente puede quedarse atrás. Por el contrario, trata de recordar a tu hijo de lo que se está perdiendo, las tareas, pasar tiempo con sus amigos, los eventos especiales. Tal vez necesites facilitar el regreso a la escuela con una rutina familiar o incluso permanecer en la escuela durante unos pocos minutos cada mañana para que se habitúe otra vez.

Compañero al corriente

La maestra de tu niño puede actuar como una aliada para ti y tu familia para ayudar a crear sentimientos positivos sobre la escuela. Programa una cita con la maestra de tu niño para hablar de la posible intimidación, ansiedad por la separación e incluso asuntos académicos. Entonces puedes venir con un plan de acción para ayudar a que tu niño se sienta más seguro y cómodo en la escuela, un tutor para ayudarle a alcanzar académicamente o hablar con la administración de una situación de intimidación.

Conseguir ayuda

Si la negativa de tu hijo se convierte en un problema cotidiano inmanejable en lugar de un problema poco frecuente, necesitarás buscar la ayuda de un profesional de salud mental. La American Academy of Child and Adolescent Psychiatry advierte que un niño con un temor a la escuela puede también ser inseguro a los padres, miedo de estar solo, mostrar preocupación excesiva y rabietas cuando es el momento de ir la escuela. Éstos son signos de que tu hijo puede padecer un trastorno de ansiedad que podría estar afectando a su comportamiento. Habla con tu médico para obtener una referencia de un profesional de salud mental que pueda ayudar.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por maria gloria garcia menendez