Cómo hacer que tu hijo con autismo deje de morder

Uno de cada 50 niños, entre las edades de 6 y 16 años, es diagnosticado con trastorno del espectro autista, y los niños son cuatro veces más propensos a que las niñas sean diagnosticadas con la enfermedad, según un informe de 2013 deCenters for Disease Control and Prevention. "Espectro autista" es un término que se aplica a un conjunto de trastornos complejos del desarrollo del cerebro que causan dificultades en la interacción, los comportamiento repetitivos y los problemas con la comunicación verbal y no verbal, de acuerdo con Autism Speaks. Los problemas de comunicación pueden causar ciertos problemas de comportamiento, tales como morder, que pueden ser reducidos o eliminados por la identificación y el tratamiento de la causa de la mordedura.

Verifica por dolor físico

Asegúrate de que tu hijo no esté mordiendo porque siente dolor en la boca. El dolor puede estar en la boca o la mandíbula. Los signos y síntomas de dolor incluyen enrojecimiento, babeo excesivo -especialmente durante la dentición- o sangrado de las encías. Si tu hijo parece morder a causa del dolor, programa una cita con su pediatra o dentista para descartar causas físicas antes de buscar razones de comportamiento, según National Autistic Society.

Motiva a otros métodos de comunicación

Dado que los niños con autismo pueden tener dificultades para comunicarse, morder puede ser una manera de tratar de obtener tu atención. Pueden utilizar la mordida para señalar problemas con el dolor físico, expresarse emocionalmente o estar tratando de decir que quieren algo. Los padres tienen que explicar por qué morder no es adecuado y proporcionar métodos alternativos para que el niño se exprese. De acuerdo con Association for the Education of Young Children, alrededor del 40 por ciento de los niños autistas son no verbales. Otros métodos de comunicación incluyen la lengua de señas, y Picture Exchange Communication System, que permite a un niño con autismo a iniciar la interacción mediante el uso de una imagen representativa, en lugar de palabras.

Considera el entorno

El entorno juega un papel importante en el comportamiento de los niños con autismo. Evita las circunstancias que sean demasiado difíciles para tu hijo, y modifica el medio ambiente cuando sea necesario, para reducir la posibilidad de que tu hijo muerda. National Autistic Society recomienda que los padres disminuyan los estímulos, lleven a su hijo a un ambiente tranquilo que le permita relajarse y seguir una rutina y horario cuando sea posible. Los horarios y rutinas le proporcionan comodidad a tu hijo, y pueden ayudar a reducir los comportamientos no deseables.

Aumenta la oportunidad sensorial

Morder proporciona información sensorial que muchos niños con autismo necesitan regularmente. Brinda a tu hijo artículos seguros para masticar, para que puede lograr la entrada sensorial que desea. De acuerdo con National Autistic Society, los tubos masticables, hechos de materiales no tóxicos, se ha demostrado que tienen un efecto calmante y reduce el estrés en los niños con autismo.

Redirecciona y refuerza

Puede que sea necesario supervisar de cerca a tu hijo cuando empieces a tratar de eliminar el comportamiento. Intervén cuando las circunstancias sean estresantes o conocidas por aumentar el comportamiento, y redirige. Explica por qué morder es inaceptable y usa tanto tus acciones como las palabras para reforzar los comportamientos que son apropiados.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda rumble | Traducido por martín giovana