Higiene personal en adolescentes

A medida que la transición ocurre de un niño mayor a un adolescente, hay varios cambios que ocurren dentro del cuerpo humano. Las glándulas de sudor en las axilas y genitales empiezan a secretar un olor desagradable cuando los niveles hormonales comienzan a fluctuar. Los adolescentes tendrán que usar desodorante y ducha diaria con el fin de combatir los niveles de olor y estar presentable ante otros. Es importante para los padres y los adolescentes tomar los pasos correctos cuando se trata de que los adolescentes sean capaces de mantener una higiene personal adecuada.

Comenzar joven

Una de las mejores maneras de conseguir que tu hijo desarrolle hábitos de buena higiene personal es empezar enseñándoles el cuidado responsable del cuerpo a una edad temprana. A algunos niños no gustan la ducha o el baño diario principalmente porque están demasiado ocupados jugando o pasando tiempo con amigos y no quieren alejarse de eso. Alentar a tiempo el hábito de baño o ducha mediante la aplicación de enjuagues corporales, champús y jabones que huelen bien puede ayudar a fomentar la limpieza y hacer que el tiempo del baño sea algo que anticipen. Un cepillo o paño de ducha especial también puede promover que los niños quieran limpiarse y establecer una rutina diaria. Haciendo estas tareas rutinarias continuará a la adolescencia y la adultez.

Aprender de la observación

Los niños y jóvenes aprenden observando. Esto significa que los padres también deben participar en prácticas de higiene personal regulares y consistentes. Para que las niñas aprendan el lavado, cepillado y peinado del pelo es importante que las mamás lo hagan frente a sus hijas. Tomarse el tiempo de cuidar de ti mismo se reflejará en tus hijos. Cómo recortar las uñas, aplicar loción corporal y cepillarse los dientes son todos los comportamientos que muchas niñas y adolescentes observan desde su madre o hermanas mayores. Para los niños, pueden observar el afeitado y recorte de las patillas en las figuras masculinas en la familia.

Proveer las herramientas adecuadas

Una de las cosas más importantes que un padre o cuidador puede hacer por sus hijos adolescentes es proporcionarles las herramientas adecuadas para la higiene. Esto significa comprar a los adolescentes sus propios productos de higiene. Maquinillas de afeitar, crema de afeitar, desodorantes, champús, perfumes, cortauñas, tijeras, loción de cuidado de piel y cepillos de dientes deberían guardarse en una ubicación conveniente para que los adolescentes les utilicen a diario.

Establecer una rutina

Para los adolescentes, es importante establecer una rutina de higiene. Esto significa tratar de ducharse a la misma hora cada día. Algunos adolescentes también pueden querer tomar una pequeña bolsa con ellos para poder cepillarse los dientes después de cada comida o comidas azucaradas o aplicar desodorante según sea necesario. Ir a la cama a la misma hora cada noche también ayudará a mantener los niveles de hormonas regulados, reduciendo el riesgo de excesiva sudoración y olor de transpiración.

Deportes y cuidados personales

Muchos adolescentes son físicamente activos. Esto significa que pueden tener que ducharse más de una vez al día. Después de hacer entrenamiento de deportes o excesiva actividad física, mantener el cuerpo seco, fresco y limpio hará a los adolescentes verse y sentirse mejor. Las niñas también comenzará su ciclo menstrual. Asegurarse de que tienen un suministro consistente de productos de higiene femenina, como tampones, protectores diarios y toallas femeninas promoverá la limpieza y la confianza.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por paulina illanes amenábar