El hígado graso y el té de manzanilla

El hígado graso es una condición en la que los niveles excesivos de grasa se ​​acumulan en el hígado. En sí mismo, el hígado graso no es una enfermedad, pero es una condición que eventualmente puede conducir a complicaciones inflamatorias y por lo tanto representa una amenaza grave para la salud. Aunque los estudios en animales a pequeña escala indican que los flavonoides en el té de manzanilla pueden tener efectos protectores para el hígado, el sitio Medline Plus dice que la evidencia científica confirmando las propiedades hepatoprotectoras de la manzanilla es hasta ahora insuficiente.

Causas para el hígado graso

La esteatohepatitis no alcohólica o NASH, es la forma de la enfermedad de hígado graso que se produce en las personas que beben poco o nada de alcohol. Aunque del 10 al 20 por ciento de todos los estadounidenses tienen niveles elevados de grasa en el hígado, sólo del 2 al 5 por ciento padece NASH, que puede conducir a la cirrosis y causar daño permanente al hígado, de acuerdo con el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. NASH ocurre con mayor frecuencia en personas que son de mediana edad y tienen sobrepeso u obesidad. Otros factores de riesgo para el NASH incluyen estrés oxidativo que implica el deterioro de las células del hígado, resistencia a la insulina y la liberación de proteínas inflamatorias o citoquinas, por células de grasa. Aunque el consumo periódico de grandes cantidades de alcohol provoca un aumento en los niveles de grasa del hígado, esto es generalmente una condición reversible siempre que el consumo excesivo de alcohol no continúe. Sin embargo, el consumo crónico de alcohol en grandes cantidades durante un período prolongado conduce a la enfermedad de hígado graso no alcohólico, lo que eventualmente puede progresar a hepatitis alcohólica o cirrosis, según el sitio web de la Cleveland Clinic.

Tipos de té de manzanilla

A pesar de que pertenecen a diferentes especies, dos plantas son conocidas generalmente como manzanilla y tienen propiedades medicinales prácticamente idénticas. La manzanilla alemana es conocida científicamente como Matricaria recutita, mientras que el nombre científico de la manzanilla romana es Chamaemelum nobile, de acuerdo con la página web de University of Maryland Medical Center. El té se puede hacer remojando las flores o la planta en agua hirviendo.

Estudio ucraniano

Dos investigadores de Ukraine’s Kharkov Karazin National University llevaron a cabo un estudio en animales para evaluar los efectos protectores para el hígado de los flavonoides en la manzanilla alemana contra potenciales daños de las sustancias que se sabe que son tóxicas para el hígado. Específicamente, los investigadores trataron de determinar cómo los flavonoides de manzanilla, presentes en el té de manzanilla, afectan el metabolismo de los esfingolípidos y ceramida en los hígados de las ratas de laboratorio en el que el daño fue inducido introduciendo tetracloruro de carbono o etanol. La dosificación de los animales de laboratorio con la manzanilla con esfingolípidos normalizados y ceramida metabolisada, impidió la muerte de las células del hígado que de otro modo podría causarse por este tipo de toxinas. Los resultados de este estudio fueron publicados en la edición de 2008 de “Lipids in Health and Disease”.

Revisión de las hierbas hepatoprotectoras

Los investigadores del Himalayan Pharmacy Institute en Sikkim realizaron una revisión de la literatura científica en las hierbas con propiedades protectoras del hígado. En un artículo publicado en la edición de abril de 2010 de la “International Journal of Research in Pharmaceutical Sciences", se cita un estudio realizado en 2006 que muestra que un extracto de manzanilla protege de manera efectiva las células hepáticas contra los daños inflamatorios causados por paracetamol, conocido en los Estados Unidos como acetaminofeno.

Sin pruebas definitivas de eficacia

Germany’s Commission E, una agencia reguladora que evalúa las propiedades curativas de las hierbas medicinales, reconoce que la manzanilla y sus derivados, como el té, tienen fama de tener beneficios para la salud del hígado. Sin embargo, la agencia dice que la ausencia de pruebas documentales adecuadas de la efectividad de la hierba hace que sea imposible recomendar su uso como una aplicación terapéutica.

Más galerías de fotos



Escrito por don amerman | Traducido por verónica sánchez fang