El ajo y el hígado enfermo

El ajo puede prevenir y revertir el daño del hígado, como lo señalan numerosos estudios de investigación. Los científicos teorizan que este bulbo tiene poderes antioxidantes fuertes que son la raíz de su poder terapéutico. El ajo es un adjunto potencial para la medicina convencional si tienes problemas de hígado. Habla con tu médico sobre cuáles son los remedios herbales aptos para ti.

Ajo

El gran científico francés Louis Pasteur dió la primer prueba cintífica de occidente sobre la habilidad del ajo para prevenir las infecciones en 1858, de acuerdo al médico Deepak Chopra, M.D., autor del libro publicado en el 2000, “The Chopra Center Herbal Handbook”. El ajo, o allium sativum, tiene más de 200 químicos y ha sido protagonista de miles de estudios. Ha mostrado la capacidad de tratar las enfermedades cardiovasculares y de combatir los patógenos como la bacteria y los virus. Hoy en día está siendo investigado por su potencial como tratamiento anti-bacteriano para el Helicobacter pylori, la bacteria que es la raíz de la mayoría de las úlceras pépticas y duodenales.

Daño al hígado

El término enfermedad del hígado, o enfermedad hepática, se refiere a cualquier problema médico que cause una mala función del órgano. De acuerdo a la Hepatitis B Foundation, el hígado generalmente no deja de funcionar hasta que un 75% de los tejidos estén comprometidos. Los biólogos categorizan al hígado como glándula y como órgano y es el órgano sólido más grande del cuerpo. Entre las causas del daño del hígado están el abuso de alcohol, las infecciones virales como la hepatitis y las enfermedades genéticas.

Investigaciones científicas

Los investigadores médicos reportaron en el ejemplar de “Indian Journal of Experimental Biology” de julio de 2011, que alimentaron a ratas con un complejo de plomo por siete días y estimaron la cantidad del daño inducido al hígado. Entonces, les dieron un extracto de agua con ajo, que les redujo el daño. Teorizaron que esto se debía a las propiedades antioxidantes del ajo. Los antioxidantes van detrás y destruyen las moléculas de oxígeno inestables que causan los daños celulares. En otro estudio animal, los científicos usaron alcohol para inducir el daño del hígado en las ratas y luego les dieron extracto de ajo negro, que les aumentó las enzimas antioxidantes del hígado. También les redujo el daño del ADN a los glóbulos blancos, llamados linfocitos, como se reportó en un artículo de 2011 del “Journal of Medicinal Food”.

Precauciones

Aunque el ajo tenga muchos beneficios para la salud, puede interactuar con ciertas medicaciones, advierte el University of Maryland Medical Center. Incluidas en ese grupo están las drogas antiplaquetas como la indometacina y la aspirina. Además, el ajo tiene el potencial de interactuar con los medicamentos para licuar la sangre y puede causar hemorragias. Evita los suplementos de ajo si estás tomando inhibidores de la proteasa. Los pacientes con enfermedades del hígado necesitan hablar con un médico antes de agregar un suplemento nutricional a su dieta o cualquier medicamento comprado sin receta.

Más galerías de fotos



Escrito por cindy ell | Traducido por adriana de marco