Hierro y yodo

El yodo y el hierro son los dos minerales necesarios para una buena salud. Si vives en los Estados Unidos u otros países desarrollados, la deficiencia de yodo es rara porque la sal de mesa contiene tal mineral, al igual que la mayor parte de las tierras de cultivo en el que se cultivan los alimentos. Las deficiencias de hierro, por otro lado, existen en todo el mundo. Alimentos y suplementos pueden ayudar a abordar las deficiencias de la nutrición de cualquier mineral, pero consulta con tu médico antes de hacer cambios importantes en tu dieta.

Usos del yodo

El yodo ayuda a regular los niveles de hormonas tiroideas, previniendo el hipotiroidismo, que puede poner en peligro el desarrollo adecuado de los niños y causar debilidad, trastornos de la piel y aumento de peso en algunas personas. El bocio, enfermedad en la que la glándula tiroides aumenta de tamaño, es consecuencia de la falta de yodo, aunque el exceso de yodo también puede conducir al bocio. Algunos médicos prescriben suplementos de yodo a las mujeres que sufren de sensibilidad en los senos en relación con sus ciclos menstruales. El yodo tópico alivia heridas, la inflamación oral y la vaginitis.

Fuentes de yodo

De acuerdo con UMMC, la persona promedio recibe la mayor parte del yodo de la sal de mesa. Los alimentos como algas marrones, crustáceos y peces de aguas profundas toman el mineral del océano. Panes enriquecidos con yodo, la espinaca, las hojas de nabo, la acelga, la soja y la calabaza de verano también contribuyen a la obtención de yodo. Las personas con deficiencias podrían optar por tomar suplementos a base de algas marinas o multivitaminas que contengan yodo. Algunas farmacias venden soluciones de yodo líquido para uso tópico sobre heridas o infecciones.

Usos del hierro

Obtener suficiente hierro ayuda a prevenir la anemia, el trastorno que se traduce en cansancio y fatiga extrema. Cuando no tienes suficiente hierro en tu sistema, no produces suficiente hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno por todo tu cuerpo. Incluso si no tienes anemia, niveles bajos de hierro pueden interferir con la función del cuerpo, haciéndote más cansado de lo normal e interfiriendo con el deporte y los entrenamientos. La ingesta adecuada de hierro es también crucial para el crecimiento en los niños y puede calmar la tos en personas que usan inhibidores de ECA.

Fuentes de hierro

Si bien existen alimentos de origen vegetal ricos en hierro, contienen hierro no hemínico, lo cual significa que el cuerpo no lo absorbe tan fácilmente como el hierro hemínico. Algunos alimentos con hierro hemínico incluyen el hígado, las ostras, la carne roja, el pescado, el pollo y elpavo.La espinaca y otras verduras de hojas oscuras, nueces, semillas, melaza, granos enteros y frijoles secos encabezan la lista de alimentos de hierro no hemínico.Alimentos con vitamina C, como cítricos, espinacas y tomates ayudan a tu cuerpo a absorber cualquier tipo de hierro de manera más eficiente. También existen suplementos de hierro.

Peligros de sobredosis

El exceso de sal de mesa o demasiados suplementos de yodo podrían dar lugar a niveles peligrosos de estos nutrientes. Los riesgos de exceso de yodo incluyen trastornos de la tiroides, como la enfermedad de Graves, enfermedad de Hashimoto y algunos tipos de cáncer de tiroides. Los niños pequeños no deben exceder más de 200 mcg al día, los niños de 4 a 8, 300 mcg; niños de 9 a 13, 600 mcg; adolescentes, 900 mcg y 1100 mcg adultos (1,1 mg). El exceso de hierro puede causar trastornos digestivos como acidez y el estreñimiento. En casos más graves, las personas con sobredosis de hierro tienen un riesgo ligeramente mayor de desarrollar enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. El Instituto Linus Pauling advierte que los niños no deben tomar más de 40 mg de hierro al día, y los adolescentes y los adultos no deben exceder los 45 mg.Una dosis extremadamente alta de hierro o yodo podría conducir a la muerte. Consulta siempre con un médico para confirmar las deficiencias de minerales antes de intentar tratar los vacíos nutricionales por ti mismo.

Más galerías de fotos



Escrito por ellen douglas | Traducido por sandra magali chávez esqueda