Hierro y ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal ante el miedo y el estrés, sin embargo, los sentimientos persistentes de ansiedad y preocupación pueden ser una señal de que tienes un trastorno de ansiedad. Si bien los investigadores no entienden por completo las causas, la falta de ciertos nutrientes, como el hierro, puede desempeñar un papel importante en el desarrollo y exacerbación de los trastornos de ansiedad.

El papel del hierro

El hierro es un mineral esencial que juega un papel importante en un número de funciones biológicas. De acuerdo con la University of Maryland Medical Center, se necesita hierro para el crecimiento, la diferenciación celular, el transporte de oxígeno y también porque éste ayuda a formar ATP o trifosfato de adenosina, una molécula que almacena energía. Una deficiencia de hierro puede provocar anemia, una condición causada por la disminución de la liberación de oxígeno a las células, lo que resulta en fatiga y debilidad. La deficiencia de hierro es una de las deficiencias nutricionales más importantes, según la Organización Mundial de la Salud afecta hasta un 80% de la población mundial. Aunque el hierro está presente en muchos alimentos, como la carne, el pescado, el pollo, los frijoles y el tofu, mucha gente todavía no cumple con la cantidad diaria recomendada. El hombre adulto promedio necesita alrededor de 8 mg de hierro al día, mientras que una mujer adulta promedio necesita 18 mg. Algunas investigaciones han demostrado que una deficiencia de hierro puede conducir a problemas de salud mental como la ansiedad.

Acerca de ansiedad

Los trastornos de ansiedad son uno de los problemas de salud mentales más comunes en el mundo. La Anxiety Disorders Association of America informa que alrededor de 40 millones de adultos estadounidenses sufren de trastornos de ansiedad. Los trastornos de ansiedad suelen tratarse con medicamentos o psicoterapia, aunque algunas personas también usan métodos de curación alternativos, como el biofeedback, la meditación, el yoga y los suplementos nutricionales, para manejar sus síntomas. Aunque los investigadores no saben exactamente qué causa los trastornos de ansiedad, creen que una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales juegan un papel importante. Los trastornos físicos causados ​​por deficiencias nutricionales, como el hierro, también pueden manifestarse en síntomas de ansiedad.

Evidencia clínica

Varios estudios clínicos han demostrado que la deficiencia de hierro puede desempeñar un rol importante en los síntomas de ansiedad. Un estudio, publicado en la edición de agosto de 2002 de la revista "Behavioural Brain Research", mostró que las ratas de laboratorio con deficiencia de hierro muestran más conductas de ansiedad que las ratas normales. Otro estudio, publicado en la edición de febrero de 2005 del "Journal of Nutrition", mostró una fuerte correlación entre la deficiencia de hierro y las variables de comportamiento, tales como la ansiedad, el estrés y la depresión en las madres jóvenes. Además, el estudio mostró que los suplementos de hierro dieron lugar a una mejora del 25% en cuanto al estrés y la depresión en las madres que anteriormente tenían deficiencia de hierro. A pesar de estos resultados, se necesitan más estudios para demostrar los efectos de la deficiencia de hierro y la suplementación en los síntomas de ansiedad en la población general.

Consideraciones

Si crees que estás sufriendo de un trastorno de ansiedad o puedes tener anemia, no intentes autodiagnosticar tu condición. Consulta a tu médico para obtener un diagnóstico profesional y obtener asesoramiento sobre el tratamiento. Mientras que la deficiencia de hierro puede desempeñar un papel importante en los síntomas de ansiedad para ciertas personas, no se deben utilizar suplementos de hierro sin la supervisión de un médico. De acuerdo con la University of Maryland Medical Center, los suplementos de hierro pueden causar efectos secundarios desagradables, como acidez, malestar estomacal o problemas digestivos. El hierro puede interactuar con ciertos medicamentos. Informa a tu médico si vas a utilizar un suplemento de hierro, sobre todo si vas a tomar medicamentos recetados o de venta libre o tienes una condición médica.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por vanina frickel