Hierro, anemia e hipotiroidismo

El hierro es un mineral esencial que se encuentra en casi todos los organismos vivos y está presente en cada célula de tu cuerpo. El nutricionista Elson Haas afirma que del 60 al 70 por ciento de tus reservas de hierro se encuentra en la hemoglobina, que es la molécula que transporta el oxígeno que se encuentra en los glóbulos rojos. El resto se une a las proteínas que lo almacenan en los tejidos y lo transportan a los órganos donde se necesita. La tiroides participa en la forma de utilizar el hierro, pero la función de esta importante glándula puede verse afectada por el exceso de hierro. Tu médico puede ayudarte a decidir si necesitas más hierro.

Anemia

Si tus reservas de hierro son bajas, la hemoglobina no puede ser incorporada efectivamente en nuevas células rojas de sangre que se producen en la médula ósea. Estas nuevas células son más pequeñas de lo normal y menores en número, lo que resulta en una condición conocida como anemia por deficiencia de hierro. Sin embargo, la anemia, que significa "sin sangre", es un término genérico. Cualquier condición que causa la producción inadecuada de glóbulos sanguíneos, destrucción acelerada de los mismos, aumento de la pérdida de glóbulos rojos o de la síntesis de hemoglobina insuficiente puede resultar en anemia.

Utilización eficiente

La glándula tiroides, a través de su producción de hormonas tiroideas, facilita el metabolismo de todos los tejidos y órganos, incluyendo la médula ósea, donde se producen los glóbulos rojos. Cuando la producción de la hormona tiroidea es baja, una condición llamada hipotiroidismo, cae la producción de glóbulos rojos. Si tus reservas de hierro también son bajas, el hipotiroidismo impide la producción de glóbulos rojos eficiente, incluso si tomas suplementos de hierro. En enero de 2009, los científicos de la Duzce University School of Medicine de Duzce en Turquía demostraron que la anemia por deficiencia de hierro que se acompaña de hipotiroidismo no se puede corregir con sólo suplementos de hierro, sino que la enfermedad de la tiroides también debe ser tratada.

Sobrecarga de hierro

Ciertas condiciones genéticas, la talasemia y la hemocromatosis por ejemplo, se asocian con niveles excesivamente altos de hierro en los tejidos. La hemocromatosis se caracteriza por la anormalmente alta absorción de hierro de tu tracto gastrointestinal, mientras que la talasemia se asocia con anemia persistente que requiere transfusiones de sangre repetidas. Dado que las células de sangre contienen hierro, la transfusión repetida finalmente conduce a la sobrecarga. Este exceso se almacena en los órganos, donde se hace tóxico. Un estudio publicado en la edición de diciembre de 2007 de “Pediatric Endocrinology Reviews” mostró que la sobrecarga de hierro conduce al hipotiroidismo en pacientes con talasemia.

Consideraciones

Hay una relación de causa-efecto entre el hierro, la anemia e el hipotiroidismo. La anemia ferropénica es difícil de corregir al enfrentarse al hipotiroidismo no tratado, incluso si tomas suplementos de hierro. Las personas que reciben transfusiones repetidas para corregir la anemia relacionada con talasemia desarrollan una sobrecarga de hierro, lo que con frecuencia conduce a hipotiroidismo. La ingesta diaria recomendada de hierro varía de 0,27 mg diarios para los bebés hasta 27 mg para las mujeres embarazadas. Consulta con tu médico antes de tomar un suplemento de hierro.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por gabriela nungaray