Hierbas y vitaminas naturales antiinflmatorias

La inflamación es la respuesta natural de cuerpo a una lesión, pero si la inflamación persiste, puede puede causar daño significativo a los tejidos y órganos. La inflamación se asocia a varias enfermedades crónicas, como la diabetes, el síndrome del intestino irritable y la artritis. El tratamiento convencional puede incluir NSAIDs y esteroides, pero pueden tener efectos secundarios desagradables. Las hierbas naturales y las vitaminas que tienen una acción antiinflamatoria pueden ayudar a reducir la inflamación con menos efectos secundarios. Consulta a tu proveedor del cuidado de la salud antes de usar hierbas y vitaminas antiinflamatorias.

Sauce blanco

El sauce blanco, o salix alba, es un árbol caducifolio nativo de Europa y Asia. Los herbolarios usan la corteza para tratar la fiebre, el resfriado y el reumatismo. El ingrediente activo es la salicina, que se convierte en ácido salicílico, el cual inhibe a la ciclooxigenasa, una enzima involucrada en el proceso inflamatorio. El medicamento popular aspirina es una forma sintética del ácido salicílico. En su libro del 200, “The Herbal Drugstore”, la doctora Linda B. Whitey el experto en plantas medicinales Steven Foster dicen que el sauce tiene un efecto antiinflamatorio similar al de la aspirina, pero no adelgaza la sangre ni irrita tu estómago. No combines el sauce con otras medicinas antiinflamatorias.

Árbol de incienso

Los árboles de incienso, o boswellia serrata and b. sacra, son pequeños árboles caducifolios que producen una resina aromática conocida como incienso. Los herbolarios usan la resina para tratar desórdenes inflamatorios, como el reumatismo y la artritis. En su libro del 2009, “Medicinal Plants of the World”, los botánicos Ben-Erik van Wyk y el biólogo Michael Wink dijo que el incienso reduce la inflmación inhibiendo a la 5-lipoxigenasa, una proteína involucrada en producir moléculas antiinflmatorias como los leucotrienos. Habla con tu médico antes de usar el árbol de incienso si estás embarazada o amamantando.

Vitamina C


La vitamina C es un antiinflamatorio natural.

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una vitamina soluble al agua con una acción antioxidante. Los radicales libres ayudan a mantener el proceso antiinflamatorio del cuerpo, así que las vitaminas antioxidantes y hierbas que son predadoras de los radicales libres ayudan a reducir la inflamación. En su libro del 2000, “Prescription for Nutritional Healing”, el doctor James F. Balch y Phyllis A. Balch, CNC, recomendaron la vitamina C con bioflavonoides para reducir la inflamación en enfermedades crónicas e infecciones. Las altas dosis de vitamina C pueden provocar diarrea, así que acude a tu médico para que te de instrucciones acerca de las dosis.

Vitamina E


La vitamina E tiene propiedades antiinflamatorias.

La vitamina E es una vitamina soluble en la grasa que se encuentra en aceites vegetales como en el de germen de trigo, girasol y cártamo. Cuando la inflamación se vuelve crónica, puede dañar los tejidos y órganos. La vitamina E es un potente antioxidante y ayuda a curar el daño en los tejidos conectivos. El doctor James F. Balch y Phyllis A. Balch, CNC, recomendaron el uso diario de una forma d-alfa-tocoferol de la vitamina E para reducir la inflamación crónica.

Más galerías de fotos



Escrito por janet contursi | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez