Hierbas para quistes en el hígado

Los quistes hepáticos son sacos llenos de líquido que no requieren tratamiento a menos que se desarrollen síntomas, tales como hinchazón abdominal o dolor. A pesar de que los quistes hepáticos son benignos y no causan insuficiencia hepática, pueden indicar la presencia de un trastorno subyacente, como la enfermedad poliquística hepática o una infección parasitaria. Además de la extirpación quirúrgica, los medicamentos tradicionales a base de plantas pueden ayudar a prevenir la recurrencia. Discute todas tus opciones de tratamiento con tu médico antes de intentar el auto-tratamiento con terapias complementarias.

Cardo mariano

Esta hierba contiene compuestos activos llamados silimarina y silibinina que "Physicians’ Desk Reference for Herbal Medicines" lo describe como hepatoprotector, lo que significa que protegen el hígado al bloquear los sitios receptores de unión de toxinas en las células de la membrana externa del órgano. Una revisión publicada en el "World Journal of Gastroenterology" en mayo de 2011 constata que tanto la silimarina y silibinina demuestran propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias y anti-fibróticas. Además, un estudio publicado en la edición de julio de 2011 de "Cardiovascular Diabetology" informa que la silibinina agota un metabolito de proteína que daña el revestimiento de las células de la sangre, o endotelio en ratas diabéticas. Consulta a tu médico antes de tomarlo si estás tomando otros medicamentos porque esta hierba puede interferir con tu metabolismo en el hígado.

Diente de león

De acuerdo con un estudio publicado en el "Journal of Ethnopharmacology" en agosto de 2010, el diente de león demostró propiedades anti-fibróticas y promoción de la regeneración de las células del hígado en ratones. En la edición de mayo 2010 de la "Food and Chemical Toxicology", los científicos discutieron los efectos de dos polisacáridos del diente de león que disminuyen significativamente la actividad de ciertas enzimas responsables de la producción de lesiones de la inflamación y del hígado. No tomes preparativos de diente de león sin consultar a tu médico si tienes diabetes, usas antiácidos, o tomas antibióticos o medicamentos para el trastorno bipolar, debido a las posibles interacciones entre las hierbas con las drogas.

Alcachofa

Las hojas y raíces de alcachofa contienen compuestos que estimulan el flujo biliar y reducen la concentración de grasa. Un estudio publicado en "Phytotherapy Research" en mayo de 2010 indica que el extracto de alcachofa afecta positivamente la respiración celular en el hígado de ratas. Otro estudio publicado en la misma revista en 2008 muestra que la alcachofa protege a las células del endotelio mediante la supresión de la formación de toxinas reactivas que se producen como subproductos del metabolismo normal. No tomes extracto de alcachofa sin supervisión médica si tienes antecedentes de cálculos biliares o una obstrucción de las vías biliares.

Té verde

En la edición de julio 2007 de la "American Journal of Physiology, Cell Physiolog", los científicos propusieron que la clave para la reducción de quistes en el hígado es prevenir el crecimiento anormal de células epiteliales mediante la supresión del factor de crecimiento endotelial vascular. Los agentes que inhiben VEGF son los llamados inhibidores de la angiogénesis y, según un estudio publicado en la edición de abril de 2006 de la "International Journal of Cancer", el té verde es uno de ellos. Los científicos señalan, además, que los compuestos del té verde bloquean otros factores que permiten el crecimiento de los vasos sanguíneos de los capilares existentes, tales como la interleucina-8. Consulta a tu médico antes de usar el té verde si estás tomando otros medicamentos para evitar interacciones.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por mariana perez