Hierbas naturales para el reflujo ácido

El reflujo ácido, también llamado enfermedad de reflujo gastro-esofágico o GERD, afecta a millones de estadounidenses. Ocurre cuando los contenidos del estómago o el intestino delgado se mueven hacia el esófago regularmente, causando un potencial daño a los tejidos con el tiempo. La acidez es el síntoma primario del GERD, que se empeora a la noche, después de grandes comidas o cuando estás acostado. Aunque el tratamiento tradicional es con medicaciones que reducen el ácido, hay alternativas herbales naturales que te pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con el reflujo y prevenir el daño al esófago.

Emolientes que alivian un esófago irritado

Las hierbas emolientes contienen mucílago, una sustancia espesa y resbaladiza que cubre el esófago y las paredes del estómago, aliviando el reflujo ácido y ayudando a cicatrizar las úlceras y otros daños del tejido. El olmo deslizadizo y la raíz de malvavisco son hierbas emolientes efectivas que se pueden tomar con una infusión fría, poniendo un puñado de la raíz en una taza con agua y dejando que descanse por 10 horas, o como un té tradicional, polvo o tableta, para aliviar el reflujo ácido y proveer una barrera protectora contra el ácido.

Regaliz, un dulce remedio para el reflujo

La raíz de regaliz es una hierba emoliente dulce que trata efectivamente el reflujo ácido de muchas personas y que puede ser tomado como un té, de acuerdo a NaturalNews.com. Aun mejor es chupar una tableta de regaliz deglicirrizinada para estimular la saliva y otras secreciones digestivas, que reducen el reflujo naturalmente. El DGL es preferible al regaliz regular para usarlo a largo plazo porque su componente, glicirriza, que puede causar alta presión y retención de agua, se le ha quitado, haciéndolo más seguro para que la gente lo tome en forma regular.

Los amargos promueven la digestión apropiada

Aunque la idea de que incrementar las secreciones digestivas como el ácido hidroclórico, HCL, puede ser incomprensible, el acupunturista Chris Kresser sugiere que el reflujo ácido puede ser producido por las pocas segregaciones de HCL y otras importantes enzimas digestivas. Recomienda tomar pequeñas dosis de hierbas amargas, que han sido tradicionalmente usadas en muchas culturas del mundo, para promover la secreción de saliva, HCL y bilis para tratar o hasta para prevenir el reflujo. Las hierbas amargas incluyen a la raíz de diente de león, genciana, alcaravea, hinojo, ajenjo y rumex cripus. La mejor forma de tomar a las amargas es ingerir de dos a cuatro gotas de tintura en unas pocas onzas de agua antes de comer, porque el gusto amargo de las hierbas van a estimular la digestión y van a prevenir el reflujo ácido, en primer lugar.

La cúrcuma quita el dolor y baja la inflamación

La cúrcuma es una panacea dell mundo de las hierbas y es reconocida por sus cualidades anti-inflamatorias. Es también un amargo para la digestión con la capacidad de aliviar el dolor, haciendo que sea una opción excelente para tratar el reflujo, por lo menos en pequeñas dosis. La cúrcuma no se debe tomar en grandes dosis, porque puede causar molestias en la digestión, o ser ingerida por mujeres embarazadas. En dosis de unas pocas cápsulas o de algunas gotas de tintura, es un excelente tónico para el sistema digestivo. Apoya a las secreciones sanas y cura la inflamación y el daño de los tejidos causados por el reflujo.

Más galerías de fotos



Escrito por amy myszko | Traducido por adriana de marco