Hierbas: Diferencias entre el thyme (tomillo) fresco y seco

Las hojas de tomillo le dan a tus comidas un sabor mentolado y a té. Puedes usar tomillo fresco o seco para lograr este efecto, pero necesitarás usar diferentes cantidades de cada uno. También debes agregar el tomillo a tus platos en diferentes momentos, dependiendo de la forma en que lo uses.

Cantidades

Necesitas diferentes cantidades de tomillo fresco y seco en las recetas. Por ejemplo, 2 cucharaditas de tomillo fresco cortado es equivalente a 1/4 cucharadita de tomillo seco molido, según “Better Homes and Gardens New Cook Book", de Tricia Laning. Para hacerlo simple, y como regla general, usa esta fórmula: 1 cucharadita de hierbas secas es igual a 1 cucharada de hierbas frescas.

Período de tiempo

Si estás usando tomillo seco en un plato, agrégalo al principio de la cocción. Requiere más exposición a la humedad y al calor para liberar su sabor. Si estás usando tomillo fresco, haz lo opuesto. Agregar el tomillo al final del proceso de cocción asegura que el calor no destruya el aroma y el sabor del tomillo.

Conservación

Guarda el tomillo fresco en el refrigerador por hasta siete días. Envuélvelo en papel de cocina ligeramente húmedo. Como alternativa, corta el final del tallo del tomillo y ponlo en un frasco de vidrio con una pulgada de agua. Ciérralo con una bolsa plástica. El tomillo seco tiene una vida útil de alrededor de seis meses una vez que el envase está abierto. Guárdalo en un frasco de vidrio bien cerrado que esté en un lugar oscuro, fresco y seco. Anota la fecha de compra en la parte inferior del envase del tomillo seco para controlar cuándo debes reemplazarlo.

Consideraciones

El tomillo fresco es superior al seco tanto en sabor como en aroma, según Michael T. Murray, autor principal de “The Encyclopedia of Healing Foods.” En cuanto a nutrición el tomillo contiene numerosos flavonoides que lo hacen un alimento rico en antioxidante. También tiene aceites volátiles con propiedades antibacteriales, antiespasmódicas y carminativas, o de alivio de los gases. Dependiendo del método, el tomillo retiene la mayoría de sus aceites volátiles y contenido de antioxidantes cuando se seca. El secado al aire es el mejor método para preservar el contenido nutritivo, mientras que el secado en el horno es el peor, según lo expresado en el libro “Thyme” de Elisabeth Stahl-Biskup y Francisco Sáez.

Más galerías de fotos



Escrito por linda tarr kent | Traducido por maria eugenia gonzalez