Cómo hacer té de hibisco

Escrito por nadia haris | Traducido por frances criquet
Los tés de hierbas se hacen de diferentes flores, como el hibisco.

El té de hibisco es tan intensamente colorido como sus flores y tiene un sabor similar al arándano. Este té herbal rojo puede ayudar a estimular tu salud. Un estudio de 2009 publicado en el "Journal of Alternative and Complementary Medicine" descubrió que el té de hibisco puede ayudar a equilibrar la presión arterial alta y los niveles de glucosa en la sangre y bajar el colesterol. Prepara el té con hibisco seco suelto o con bolsitas de té, o haz tu propio té con flores de hibisco frescas. Si usas flores frescas, consulta a un florista o herbolario para asegurarte de que es la variedad adecuada. No todas las plantas de hibisco se utilizan para hacer té.

Compra té de hibisco seco. Escoge una variedad que sea hibisco puro y no contenga té negro añadido u otros tés. Esta tisana está disponible en bolsitas de té o de forma suelta. Si usas flores de hibisco frescas, retira los estambres del centro de cada flor para que sólo queden los pétalos y el pistilo verde debajo de cada flor.

Calienta 2 o 3 tazas de agua en una pava o tetera hasta que hierva. Coloca el hibisco en una tetera y vierte el agua caliente por encima. Deberías ver que las flores sueltan un color de rojo a púrpura.

Deja que el té de hibisco repose durante aproximadamente 10 minutos. Déjalo más tiempo para conseguir un sabor más fuerte o por un período más corto para que quede más liviano.

Vierte el té en una taza. Usa un colador si está utilizando té suelto o flores frescas. Echa una cucharada de azúcar o miel para endulzar si lo deseas, o saborízalo con jugo de lima recién exprimido.

Consejo

Agrega jengibre fresco rallado a la tetera para dar un sabor picante a tu té de hibisco.

Deja enfriar el té y refrigéralo agregándole jugo de lima para hacer té helado.