Cómo hacer té de hibisco

El té de hibisco es tan intensamente colorido como sus flores y tiene un sabor similar al arándano. Este té herbal rojo puede ayudar a estimular tu salud. Un estudio de 2009 publicado en el "Journal of Alternative and Complementary Medicine" descubrió que el té de hibisco puede ayudar a equilibrar la presión arterial alta y los niveles de glucosa en la sangre y bajar el colesterol. Prepara el té con hibisco seco suelto o con bolsitas de té, o haz tu propio té con flores de hibisco frescas. Si usas flores frescas, consulta a un florista o herbolario para asegurarte de que es la variedad adecuada. No todas las plantas de hibisco se utilizan para hacer té.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 2 a 3 tazas de agua
  • Tetera
  • 1/4 a 1/2 taza de flores secas de hibisco, 2 a 3 flores frescas o de 2 a 3 bolsitas de té de hibisco
  • Olla
  • Taza
  • Cuchara
  • Azúcar, miel, jengibre rallado o jugo de limón a gusto

Instrucciones

  1. Compra té de hibisco seco. Escoge una variedad que sea hibisco puro y no contenga té negro añadido u otros tés. Esta tisana está disponible en bolsitas de té o de forma suelta. Si usas flores de hibisco frescas, retira los estambres del centro de cada flor para que sólo queden los pétalos y el pistilo verde debajo de cada flor.

  2. Calienta 2 o 3 tazas de agua en una pava o tetera hasta que hierva. Coloca el hibisco en una tetera y vierte el agua caliente por encima. Deberías ver que las flores sueltan un color de rojo a púrpura.

  3. Deja que el té de hibisco repose durante aproximadamente 10 minutos. Déjalo más tiempo para conseguir un sabor más fuerte o por un período más corto para que quede más liviano.

  4. Vierte el té en una taza. Usa un colador si está utilizando té suelto o flores frescas. Echa una cucharada de azúcar o miel para endulzar si lo deseas, o saborízalo con jugo de lima recién exprimido.

Consejos y advertencias

  • Agrega jengibre fresco rallado a la tetera para dar un sabor picante a tu té de hibisco.
  • Deja enfriar el té y refrigéralo agregándole jugo de lima para hacer té helado.

Más galerías de fotos



Escrito por nadia haris | Traducido por frances criquet