Cómo hervir carne de vaca para que sea tierna

Escrito por kari daley | Traducido por eliana caruso
La carne hervida es húmeda y tierna.

La falda de ternera, el filete de aguja y la paleta asada son cortes perfectos de carne vacuna para ser hervidos. Al hervirlos, los tejidos conectivos duros entre las fibras del músculo se rompen. Esto hace que la carne se encoja, se ablande y absorba el sabor de los líquidos de la cocción y de las especias que contiene. La carne vacuna hervida es una cena ideal para los domingos, ya que una vez cocida, la carne puede volver a utilizarse en cualquier cantidad de otras comidas a lo largo de la semana.

Retira la carne vacuna del paquete de la carnicería y enjuágala bien bajo el chorro de agua fría. No hagas nada con el exceso de grasa, ya que ésta le dará a la carne sabor durante el proceso de cocción.

Coloca la carne vacuna en una olla con tapa grande y añade tus condimentos favoritos a gusto. Por ejemplo, puedes condimentar la carne con 10 granos de pimienta negra enteros, 1/8 de cucharadita de clavo de olor y 1 hoja de laurel para lograr un sabor dulce y picante.

Coloca la olla sobre la cocina y llénala con agua. El agua deberá cubrir la carne por completo.

Lleva el agua a punto de ebullición, a un calor medio alto. Luego baja el calor y cubre la olla con su tapa. Hierve a fuego lento la carne durante tres a cinco horas o hasta que quede tierna. Toma la temperatura de la carne antes de detener la cocción. La carne deberá alcanzar una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit.

Quita la carne del agua hirviendo y pásala a una tabla de cortar.

Corta la carne en lonjas, en diagonal, por la veta de la carne, con un cuchillo afilado. Sirve las lonjas calientes o frías.

Consejo

La carne vacuna hervida es más tierna cuando se la corta en lonjas de 1/4 de pulgada de grosor.

Sirve lo que queda de la carne en un sándwich con mostaza y pan de centeno.

Advertencias

No dejes que hierva toda el agua de la olla. Si es necesario, agrega más agua para evitar que la carne se queme.

La carne vacuna contiene grasa saturada. Limita su consumo, haciendo que tus porciones sean pequeñas (4 onzas).