Cómo hervir calabaza

Escrito por amber kelsey | Traducido por sofia loffreda
La calabaza contiene muchas vitaminas y minerales.

La calabaza tiene forma de pera, y está relacionada con los pepinos y melones. Esta calabaza tiene una piel dura de color amarillo dura y una pulpa naranja oscura. La calabaza hervida tiene un sabor dulce y sutil, y ofrece una gran cantidad de vitaminas, minerales, riboflavina y hierro, según la revista "Bon Appetit". Puedes comer calabaza hervida directamente, o utilizarla en sopas, platos de risotto o rellenos de pasta.

Selecciona una calabaza fuerte y sin magulladuras, de piel mate. Una piel brillante significa que la calabaza no maduró lo suficiente, y no será dulce como la calabaza madura.

Lava y pela la calabaza. La piel dura requiere un pelador de papas de alta calidad. Si tu pelador no es lo suficientemente bueno, corta la piel con cuidado con un cuchillo afilado.

Rebana el cuello y el tronco con un cuchillo de chef. Coloca la calabaza en una tabla de cortar y corta longitudinalmente. Saca las semillas y las fibras con una cuchara. Corta la calabaza en trozos de 1 pulgada.

Hierve agua en una olla. Añade con cuidado los trozos de calabaza, cubre la olla con una tapa y deja hervir durante 10 a 15 minutos. Tu calabaza debe estar tierna pero ligeramente firme.

Retira la olla de la estufa. Vierte cuidadosamente la calabaza en un colador o un tamiz para drenar el exceso de agua. Coloca la calabaza drenada en un recipiente y deja que se enfríe, si vas a utilizarla en otros platos. También puedes aplastar la calabaza y comerla como puré. TheReluctantGourmet.com sugiere condimentar la calabaza hervida con canela, azúcar morena, pimienta de Jamaica o cúrcuma.

Consejo

Las calabazas con cuellos gruesos y pequeños troncos suelen tener menos semillas y más pulpa.

Advertencias

No hiervas de más tu calabaza o estará demasiado blanda.