Herramientas para que los niños traten con la frustración

Un niño puede crecer con frustraciones cuando surge un obstáculo en su esfuerzo de lograr una meta. Sin embargo, la frustración puede ser una emoción valiosa. Puede motivar a un niño a superar el obstáculo con determinación e iniciativa adicional. También puede conducir a sentimientos de ira y desilusión. Si involucra una actividad física, un niño frustrado puede volverse tenso e incluso explosivo. La ira puede nublar el juicio y su desempeño podría deteriorarse. Puedes utilizar varias herramientas y técnicas para ayudar a tu niño a lidiar con la frustración.

Modela una respuesta apropiada

Modela una respuesta saludable a tu propia frustración enfrente de tu hijo. Exhibe paciencia y calma cuando te confrontes con obstáculos hacia tus propias metas, enseñando de esta manera autocontrol a tu hijo. Explica que buscarás formas alternativas de resolver el problema. Si respondes con impaciencia e ira, tu hijo copiará esa misma respuesta a su propia frustración. Muéstrale cómo relajarse al enfrentar la frustración. Por ejemplo, cierra tus ojos, cuenta hasta 10 y respira profundamente.

Crea distancia

Regresar y tratar con mayor esfuerzo de resolver un problema regularmente producirá los mismos resultados. Haz que tu hijo tome un descanso en lugar de impulsarlo a continuar. Al hacer que se retire de una situación difícil, le enseñas cómo desarraigarse y obtener perspectiva. Si tu hijo está luchando con un problema de matemáticas, usa un cronómetro para limitar la cantidad de esfuerzo en una sentada. Desafíalo a hacer una actividad diferente, como saltar la cuerda o tocar el piano, lo que puede impulsarlo a pensar la respuesta al problema de una forma lateral.

Estimula la diversión

Pide a tu hijo que haga algo relajante y divertido. Los niños pequeños frecuentemente se frustran porque tienen hambre. Ten refrigerios a la mano para calmarlo. La actividad física puede liberar la tensión que se acumula cuando un niño se frustra. Dile que haga algo en lo que pueda tener éxito. Esta táctica puede ayudar a contrarrestar la frustración, reafirmando la competencia e incrementando la confianza.

Entiende el problema

Proporciona a tu hijo la dirección y consejo que necesita sobre cómo hacer un problema en específico ayúdale a dividir el problema en partes pequeñas y más manejables. Modifica la meta para que sea una de corto plazo en lugar de una a largo plazo. Por ejemplo, si estás perdiendo un encuentro deportivo, dile que debe enfocarse en mejorar una habilidad en particular en lugar de tratar de ganar el juego.

Reafirma su autoestima

Haz que tu hijo recuente su éxito en el pasado, ayudando lo a reafirmar su valor personal. Discute la lucha y el esfuerzo que se requirieron para triunfar sobre los obstáculos. Esta técnica ayudará a tu hijo a poner una situación difícil en perspectiva. Escribir el alfabeto puede representar un desafío significativo para un niño pequeño. Hazlo consciente de sus fortalezas y sus atributos positivos. Enfatiza los valores de la práctica, la persistencia y la paciencia en el camino hacia el éxito.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por laura de alba