Herpes oral y propóleos

El herpes oral, también conocido como herpes labial, son ampollas dolorosas y llenas de fluido que se forman en los bordes de los labios. Es causado por uno o dos clases de virus de herpes simplex, por lo general, del tipo uno. Aunque el herpes oral no es serio y generalmente se resuelve solo en 10 a 14 días, muchas personas buscan tratamiento debido a su aspecto poco atractivo. Los ungüentos y las cremas que contienen propóleos, un compuesto producido por las abejas, pueden acelerar la curación del herpes oral.

Definición

El propóleo, también conocido como propóleo de abeja o cera de abeja, comienza como una resina recolectada de las plantas y árboles por las apis mellifera, o abejas. En la colmena, las abejas modifican la resina agregando saliva y cera para producir el propóleo que es parecido a un pegamento. Las abejas lo usan para para mantener unidos los componentes estructurales de la colmena y atrapar especies de insectos invasores. Los humanos, según el University of Michigan Health System, lo usan para tratar afecciones como endometriosis y artritis reumatoidea, así como infecciones como herpes oral.

Relación

En la edición del 2003 de “Professional’s Handbook of Complementary and Alternative Medicines", los farmacéuticos Charles W. Fetrow y Juan R. Avila explican que el propóleo contiene más del 50 por ciento de fenoles y flavonoides por peso, incluyendo pinocembrina, galangina, pinobanksina y pinobanksina-3-acetato. En las pruebas de laboratorio, estos compuestos demuestran su actividad antibacterial, antimicótica y antiviral que puede ser importante para las personas con herpes oral. Además, según expresan Fetrown y Avila, el propóleo parece activar algunos componentes del sistema inmune, incluyendo los macrofagos y el complemento cascada.

Tipos

Las personas con herpes oral deberían escoger extractos al agua, cremas o aerosoles que contengan propóleos. En el “Women’s Encyclopedia of Natural Medicine", el médico neurópata Tori Hudson recomienda productos tópicos que contengan al menos el 3 por ciento de propóleo. Si los productos tópicos no se consiguen, los pacientes deben escoger extractos al agua para uso oral y aplicarlos usando un hisopo. Los productos de propóleo son más efectivos cuando se aplican de tres a cinco veces al día.

Seguridad

El propóleo es un derivado de las abejas y las resinas de los árboles, por lo que las personas alérgicas a las abejas y aquellos con una historia de asma o anafilaxis no deberían utilizarlo. Fetrow y Avila advierten que el propóleo puede causar dermatitis alérgica por contacto, incluso en personas sin antecedentes de reacciones alérgicas. Las personas que experimentan enrojecimiento, picazón o inflamación después de la aplicación deberían eliminar el producto de inmediato con un jabón suave y discontinuar el uso. Si los síntomas se vuelven severos o la irritación dura más de tres días, la persona afectada debe consultar al médico.

Efectividad

El interés en el propóleo para el herpes oral está basado en un estudio de marzo de 2000 publicado en el periódico “Phytomedicine". En ese estudio, un equipo de investigadores de la Lvov State Medical University de Ucrania encontró que el 80 por ciento de las personas con herpes genitales que usaron ungüento de propóleo experimentaron una curación al término de 10 días comparado con el 47 por ciento de las personas con herpes genitales que usaron la droga recetada acyclovir. Aunque el herpes genital y el herpes oral son afecciones diferentes, son causados por el mismo virus. Como resultado, el University of Michigan Health System afirma que el propóleo "también puede beneficiar a las personas con herpes oral", aunque admiten que no hay estudios que apoyen esta afirmación.

Consideraciones

El propóleo no reemplaza al tratamiento médico convencional para el herpes oral o cualquier otra afección. Las personas que lo usan deberían informarlo a sus médicos. El herpes oral severo, frecuente o de larga duración, de más de 10 a 14 días, debe ser evaluado por un médico.

Más galerías de fotos



Escrito por heather gloria | Traducido por maria eugenia gonzalez