Herpes oral en un niño de dos años

El herpes oral no es infrecuente en niños de dos años. Los niños pequeños son particularmente susceptibles al virus responsable de las lesiones dolorosas. De hecho, la incidencia más alta de la infección ocurre en niños entre los 6 meses y los 3 años. No existe cura para el virus que causa las vesículas; sin embargo, existen medicamentos orales y tópicos que pueden aliviar el malestar de tu hijo.

Causa del herpes oral

Un beso inocente puede infectar a tu lactante con el virus del herpes simple tipo 1 o HSV-1, responsable del herpes oral, también conocido como fuego labial. El virus pasa a través de la saliva de la persona infectada con HSV-1 y entra al cuerpo de tu hijo mediante pequeñas grietas en la piel. Los niños pequeños también pueden contraer el virus mediante utensilios y juguetes contaminados. Una vez que tu hijo está infectado, la enfermedad progresa en tres etapas. Primero está la erupción primaria; después, el virus entra en un estado de latencia. Finalmente, el herpes oral puede recurrir. Según información de la American Social Health Association, entre el 50 y e 80 por ciento de los adultos estadounidenses están infectados con el HSV-1 y hasta el 90% adquirió el virus siendo niños.

Presentación

La erupción primaria en niños pequeños puede presentarse como gingivoestomatitis herpética. Tu hijo de 2 años puede tener vesículas en su lengua y el paladar se su boca. Otros datos de gingivoestomatitis herpética son encías rojo brillante y fiebre. El herpes labialis, la vesícula oral clásica, se caracteriza por vesículas acuosas, dolorosas alrededor de la boca y algunas veces en otros sitios de la cara. Según el National Institute of Dental and Craniofacial Research, los niños pequeños están más predispuestos a tener gingivoestomatitis herpética que los niños mayores y adolescentes. La mayoría de los niños menores de 6 meses no desarrollan gingivoestomatitis herpética ni herpes labialis.

Tratamiento

No existe forma de erradicar el virus responsable del herpes oral de tu hijo de 2 años; sin embargo, su pediatra puede prescribir medicamentos como el aciclovir o valaciclovir oral, o una crema de penciclovir para reducir los síntomas y ayudar a acelerar la cicatrización. Los medicamentos orales funcionan mejor cuando se administran en las siguientes 24 horas de que tu hijo comienza con los síntomas. Los medicamentos orales normalmente se utilizan cuando la infección por HSV-1 es grave, si tu hijo tiene un sistema inmune debilitado o si es menor de 6 meses. La crema de docosanol es un medicamento de venta libre que puede acelerar la cicatrización. Además de los tratamientos orales y tópicos, lo mejor que puedes hacer por el herpes oral de tu bebé es mantenerlo seco y limpio. Las compresas calientes o frías pueden aliviar el malestar de tu hijo. Enseña a tu hijo que no se toque las vesículas para que no se infecten. Lava sus manos frecuentemente. Asegúrate que otros adultos y niños no compartan cubiertos, trapos o cualquier cosa que entre en contacto con la boca de tu bebé. Dile que no le de besos a nadie, incluyendo a sus hermanos o compañeros de juego. Las lesiones pueden tardar en sanar hasta 2 semanas.

Precauciones

EL herpes oral puede recurrir con el tiempo de vez en cuando. Aunque no existe forma de predecir cuándo aparecerá, los factores que pueden desencadenar un brote del HSV-1 incluyen exposición al sol, fiebre y enfermedades como el resfriado común o cualquier laceración a los labios o a las encías. Los niños que reciben tratamientos dentales pueden desarrollar herpes oral poco después de completar su tratamiento. Los niños que desarrollan lesiones frecuentes necesitan tomar medicamentos antivirales de forma constante. Toma en cuenta que esta infección puede diseminarse a otras partes de la cara, incluyendo los ojos, en cuyo caso deberías llevar a tu hijo con el médico de inmediato. Si el virus infecta los ojos puede causar complicaciones muy graves, incluso ceguera.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa sefcik | Traducido por karly silva