Heridas en los tobillos después de esquiar

Esquiar requiere equilibrio y control, lo cual puede esforzar tus músculos y articulaciones considerablemente. La posición básica para esquiar colina abajo consiste en flexionar parcialmente los tobillos y, los esquiadores que no estén acostumbrados a tal posición o quienes esfuercen a su cuerpo más allá de los límites, pueden encontrar heridas en los tobillos después de practicar esquí. Esto es una queja muy común que es menor y temporaria en la mayoría de los esquiadores; sin embargo, aquellos con un dolor severo deben contactarse con un médico.

Función de los tobillos

La articulación de los tobillos puede ser pequeña, pero debe ser fuerte para cargar el peso de tu cuerpo constantemente mientras estás parado, mientras caminas o mientras haces cualquier otro tipo de movimiento. Ellos juegan un rol fundamental en el acto de equilibrio que debes realizar mientras esquías; esta pequeña articulación se flexiona, extiende y rota para permitirte ir hacia adelante, atrás y hacer un movimiento lateral en las pendientes. Calentarlas con una caminata corta, con un trote o con un par de saltos te ayudará a aflojar el tobillo de modo que pueda hacer su trabajo sin problema alguno cuando esquíes. Asimismo, hacer equilibrio sobre una tabla inestable puede mejorar también tu equilibrio para evitar el dolor en los tobillos.

Fortalecimiento muscular

Fortalecer los tobillos, o más exactamente, los músculos y tejidos blandos que soportan las articulaciones del tobillo, puede ayudarte a mejorar el equilibrio y a reducir el dolor después de un día de esquí. Primero, realiza algunos ejercicios fáciles de rotación y flexión para aumentar tu rango de movimiento y flexibilidad. Pon en punta los dedos de tus pies y gira tus tobillos en sentido horario, luego antihorario, rota unos 15 segundos en cada dirección. Fortalece la articulación con ejercicios de scrunching, dobla tus dedos hacia arriba como si estuvieras tratando de recoger una toalla o una canica con el pie. Utiliza los apoyos reales si es que te ayudan a trabajar los músculos correctos, haz unas diez repeticiones. Por último, un estiramiento de pantorrillas contra la pared no solo estirará tu pierna, sino también que fortalecerá y estabilizará tus tobillos para evitar dolor después de haber realizado este deporte. Para ello, párate mirando a una pared y coloca las palmas de tu mano sobre la superficie; manteniendo la pierna de atrás recta y la delantera doblada, empuja contra la pared. Deberías sentir un tirón en tu pantorrilla. Sostén esta posición durante unos 15 segundos.

Adecuado encastre de la bota

El dolor de los tobillos relacionado al esquí puede no solo provenir de unas articulaciones débiles y del poco equilibrio, sino simplemente puede suceder que una bota no esté encajada como corresponde. Este elemento de la indumentaria tiene la tarea de darte soporte en el tobillo a la vez que permite que éstos se doblen adecuadamente, pero encontrar una combinación adecuada al principio no siempre es fácil. En general, los esquiadores inexpertos obtienen mejores resultados con botas blandas; esto también te permitirá mover tu tobillo sin forzar los músculos. Los esquiadores más conocidos tienden a tener el equilibrio, la coordinación y el acondicionamiento necesario para utilizar la bota rígida y después no tener dolores. Sin embargo, pruébate varias de ellas, incluyendo las que son ajustables, hasta que encuentres el estilo que te sea más cómodo.

Luchando con las lesiones

Las lesiones en los tobillos, como hemos dicho, son muy comunes en los que practican esquí, snowboard y en los atletas que participan en otros deportes de nieve. Los desgarros de ligamentos y tendones, los esfuerzos y los tirones en los músculos, todos conviven en este territorio. Las lesiones que no mejoran con el curso de un par de días con hielo, reposo y medicina como ibuprofeno o paracetamol pueden requerir cuidados médicos más avanzados. Consulta con el tuyo cuando tu dolor sea severo o cuando no puedas cargar peso en tu tobillo.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por stefanía saravia