Hematuria y lupus

El lupus eritematoso sistémico, o "lupus", es una enfermedad inflamatoria crónica que puede afectar a casi cualquier sistema orgánico del cuerpo. El lupus se desarrolla cuando tu sistema inmune ataca a tus propios tejidos. Al igual que la mayoría de las enfermedades auto inmunes, la causa subyacente del lupus no ha sido identificada. La inflamación desencadenada por el lupus puede dañar al corazón, los pulmones, la piel, las articulaciones, la médula ósea, el sistema nervioso o los riñones. En los pacientes con lupus, la hematuria, sangre en la orina, puede anunciar el inicio del lupus nefrítico, o inflamación de los riñones.

La sangre no siempre es visible

Los médicos usan el término "hematuria macroscópica" si pueden ver sangre en una muestra de orina a simple vista. Si la sangre solo se puede detectar con pruebas especiales o bajo un microscopio, se denomina "hematuria microscópica". La cantidad de sangre en una muestra de orina no es un indicador confiable de la severidad de la enfermedad renal de un paciente. Algunas afecciones moderadas tratables pueden causar hematuria macroscópica, aunque la hematuria microscópica puede ser el único signo de una enfermedad con riesgo de muerte. El lupus nefrítico puede causar hematuria macroscópica o microscópica, pero la última es mucho más común.

Predecir los resultados

La hematuria en los pacientes con lupus es causada normalmente por el daño en los glomérulos, que son unidades de filtrado diminutas individuales que se encuentran en los riñones. El daño glomerular a menudo se puede detectar examinando la muestra de orina en el microscopio. Los glóbulos rojos causados por el daño glomerular son arrugados, deformados y como "orejas de ratón", y a menudo están reunidos en paquetes tubulares pequeños. Por lo tanto, el lupus nefrítico puede identificarse simplemente examinando una muestra de orina. No obstante, el tratamiento y el pronóstico en una persona con esta enfermedad están basados en una biopsia de riñones, que por lo general se realiza insertando una aguja por el costado para obtener un pequeño trozo de tejido renal. Según los expertos del Knapp Center for Lupus Research de la Universidad de Chicago, las biopsias que muestran cirrosis e inflamación entre los glomérulos tienen un pronóstico más pobre y una probabilidad más grande de progresión de falla renal. Otros hallazgos como el nivel de proteínas en la orina también son útiles para predecir un resultado.

Manifestación común

El lupus nefrítico se produce en hasta el 60 por ciento de las personas con lupus eritematoso sistémico, según los autores de un estudio publicado en el número de junio de 2011 de “Arthritis Care and Research.” El lupus nefrítico, que puede progresar hasta la falla renal a pesar del tratamiento, es la manifestación común más seria del lupus eritematoso sistémico. En raros casos, la falla renal es la manifestación inicial del lupus. No obstante, la mayoría de los pacientes con lupus son diagnosticados antes de tener falla renal severa, y no todos los pacientes con lupus nefrítico desarrollan la etapa final de enfermedad renal.

Consideraciones

Las personas con lupus pueden presentar otras enfermedades que causan hematuria, como infecciones en la vejiga, daño renal inducido por la medicación o incluso cáncer de riñones. Tu médico considerará esas posibilidades durante tu evaluación. Si tienes lupus nefrítico, hay disponibles varios medicamentos, como ciclofosfamida (Cytoxan), micofenolato mofetilo (CellCept), azatiropina (Imuran) y belimumab (Benlysta), para tratar tu enfermedad. Una reseña del año 2012 en “Arthritis Research and Therapy” informó que esas terapias han reducido dramáticamente la posibilidad de falla renal y mejorado la expectativa de vida en pacientes con lupus nefrítico.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por maria eugenia gonzalez