Hechos de una vida saludable

Llevar una vida sana significa conseguir los elementos esenciales que tu cuerpo necesita y utilizar el poder y la energía resultante al máximo. Esto ayuda a verte y sentirte lo mejor posible y a vivir activamente. Para comenzar la construcción de tus bases para una buena salud, debes cumplir con la nutrición, descanso, relajación y el ejercicio que necesita tu cuerpo. Cuanto más lo haces por ti mismo, más independiente serás a medida que envejeces.

Una dieta Nnutritiva optimiza la energía


Un filete asado de salmón servido con risotto de aguacate y salsa de tomate mango.

La vitalidad para seguir un estilo de vida saludable proviene de los nutrientes que se obtienen de tu dieta diaria. Las comidas que son pesadas ​​en grasas y proteínas difíciles de digerir pueden reducir tu rendimiento, mientras que los alimentos con fibra, vitaminas y minerales alimentan la sangre y las células del cuerpo para proporcionar energía al máximo. Una buena nutrición te permite realizar tus tareas de rutina con energía de sobra para hacer deportes, caminatas, y jugar con tus niños o mascotas. La Asociación Americana del Corazón recomienda comer más pescado, productos lácteos bajos en grasas, cereales integrales, frutas y verduras.

Dormir no es opcional


Una mujer se despierta y se extiende en la cama.

Tus células se someten a la auto-reparación y rejuvenecimiento en la noche mientras duermes. Cortar tus horas de sueño o tener trastornos para dormir puede afectar tu apariencia, el estado de alerta y la capacidad para combatir las enfermedades infecciosas. Según la Fundación Nacional del Sueño, siete a nueve horas de sueño reparador son necesarias para que la mayoría de la gente pueda disfrutar de una buena función del cuerpo. El sueño inadecuado se asocia con el estrés crónico, la depresión y la ansiedad.

El alivio del estrés aumenta la productividad


Una mujer sonríe después de hacer yoga en su apartamento.

Una nutrición y sueño adecuado ayuda a reducir el estrés, lo que ayuda a los procesos de rejuvenecimiento del cuerpo. La ausencia de tensión física y mental permite a los sistemas inmunológico, digestivo, cardiovascular y musculoesquelético operar sin restricciones. En este estado, según el Centro Nacional de Información de Salud, estarás enfermo o te lastimarás con menos frecuencia, y mantendrás altos niveles de energía y una actitud positiva. Algunos calmantes adicionales de estrés incluyen la interacción social, las prácticas de relajación como la meditación o un masaje y la actividad física regular.

El ejercicio te mantiene activo durante más tiempo


Una persona trota con su perro en el campo.

En lugar de utilizar tus reservas de energía, el ejercicio aumenta la fuerza y ​​la resistencia. Esto reduce el riesgo de padecer muchas condiciones de salud, desde romperte un hueso hasta cáncer o ataques cardíacos. ejercitar los huesos y los músculos de forma regular te hace menos propenso a sufrir de osteoporosis y lesiones por sobre-uso. El ejercicio aeróbico mejora la función cardiaca y pulmonar, lo que te ayuda a realizar bien tu trabajo, deportes o las tareas cotidianas. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, (o CDC, por sus siglas en inglés), señala que las personas que hacen alrededor de una hora de ejercicio al día tienen un 40 por ciento menos riesgo de muerte prematura que aquellos que llevan una vida sedentaria, con menos de 30 minutos de actividad física por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por andrew steven reyes cortes