Hechos nutricionales para una sopa de arveja partida hecha en casa

Una taza de sopa arveja partida de lata lista para servir puede contener hasta 965 gramos de sodio, o más del 40% de los 2.300 miligramos del límite de sodio diario que se recomienda para adultos saludables. Al prepararla en casa, puedes reducir significativamente el monto de sodio por ración. Además, puedes experimentar con versiones vegetarianas e incluir vegetales tales como zanahorias, apio y cebolla para añadir nutrientes y fibra extras.

Baja en grasa


Una taza de sopa de arvejas preparada sin jamón tiene sólo 115 calorías.

Una ración normal de una taza de sopa de arvejas partidas hecha en casa que contiene jamón picado de los jarretes y las piernas de jamón o jamón rebanado sin hueso tiene aproximadamente 400 calorías, y alrededor de 54 de estas provienen de la grasa. La sopa de arvejas hecha en casa contiene alrededor de 1 gramo de grasa saturada y 20 miligramos de colesterol. En contraste, la sopa de arvejas preparada sin jamón tiene sólo 115 calorías, nada de colesterol y apenas rastros de grasa.

Rica en fibra


Las versiones caseras de la sopa de arvejas con vegetales picados son especialmente ricas en carbohidratos completos.

Las arvejas secas, al igual que otras legumbres, tienen alto contenido de fibra, y la sopa de arvejas secas es una buena fuente de carbohidratos completos, en especial las versiones hechas en casa que incluyen muchos vegetales picados.Una porción de una taza de la receta de "Better Homes and Gardens" de sopa de arvejas secas hecha en casa con zanahoria, apio y cebolla contiene 49 gramos de carbohidratos, 19 gramos de los cuales los provee la fibra. La sopa es naturalmente baja en azúcar, con sólo 8 gramos por taza.

Contenido variable de proteína


Una taza de sopa de arvejas preparada con jamón va a contener entre 25 y 35 gramos de proteína.

Si haces sopa de arvejas secas hecha en casa con jamón, cada ración de 1 taza va a contener normalmente entre 25 y 35 gramos de proteína, lo que la hace un platillo extremadamente rico en proteína. Las versiones vegetarianas de esta sopa contienen menos proteína, aproximadamente 7 gramos por ración de 1 taza. Estas no son una proteína completa, aunque en la medida en que consumas una diversidad de granos y productos a lo largo del resto del día, vas a poder satisfacer todas tus necesidades diarias de proteínas sin recurrir a productos de origen animal, según asegura el Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention)

Promueve la salud de los ojos


Las arvejas secas son ricas en vitamina A que ayuda a prevenir problemas con la visión.

La vitamina A es necesaria para la producción de rodopsina, un pigmento visual que permite que los receptores visuales en tus ojos detecten la luz. Sin una cantidad adecuada de vitamina A, va a ser más probable que desarrolles ceguera nocturna o desórdenes de los ojos que puedan llevar a una pérdida permanente de la visión. Una ración de una taza de arvejas secas hecha en casa, contiene más de 2.000 unidades internacionales de vitamina A, o más del 50% del monto del nutriente que los hombres y mujeres saludables necesitan diariamente. Esta también contiene porciones más pequeñas de vitaminas tales como ácido fólico y vitamina C.

Ayuda a bajar la presión sanguínea


Usa caldo con poco o nada de sodio cuando prepares la sopa de arvejas y no añadas sal al servirla.

Las legumbres y vegetales son ricos en potasio, y cada taza de sopa de arvejas secas hecha en casa puede proporcionar más del 20% del consumo diario recomendado de minerales para adultos. El Instituto Linus Pauling informa que una dieta rica en potasio puede ayudarte a reducir el riesgo de que sufras de alta presión sanguínea. Para optimizar los beneficios que puedes recibir del potasio en esta sopa, conserva tu consumo de sodio bajo control, pues comer demasiado sodio y demasiado poco potasio puede incrementar las probabilidades de que desarrolles enfermedades del corazón. Usa caldo con poco o nada de sodio cuando prepares la sopa de arvejas y evita añadir sal al servirla en la mesa.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kerns | Traducido por josé alcázar.