Hechos nutricionales de las judías

En el sur, la gente las llama judías, pero también se conocen como habas de lima. Se cree que la judía se originó en Guatemala y fue una importante fuente de alimento para los indios americanos. Al igual que otros granos, la judía es una fuente balanceada de nutrición, rica en proteínas, fibra, hierro y vitamina B. Como una buena fuente de fibra, las judías pueden ayudar a bajar el colesterol.

Alimento bajo en calorías

Una porción de 1/2 taza, que son 130 gramos, de judías contiene 100 calorías, o solo 77 calorías por cada 100 gramos. Las judías se consideran un alimento denso de energía baja, lo que significa que tiene un bajo contenido en calorías en comparación con su tamaño de porción. Incluir más alimentos densos de energía baja en tu dieta ayuda a controlar el hambre al limitar tu consumo de calorías para ayudar a perder peso o mantener un peso saludable.

Carbohidratos saludables

Los carbohidratos son un componente esencial de tu dieta, proporcionan energía a tu cuerpo. Mientras que los carbohidratos se encuentran en muchos alimentos diferentes, es importante que la mayoría de los carbohidratos provengan de fuentes saludables. Harvard School of Public Health considera que las leguminosas como las judías se encuentran entre las opciones más saludables. Una porción de 1/2 taza de judías contiene 17 gramos de carbohidratos y 4 gramos de fibra dietética. Además, incluir más alimentos ricos en fibra en tu dieta, como las judías, puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón y promover un peso saludable.

Ricas en proteínas y no en grasas

Las judías son una buena fuente de este tipo de proteínas que se consideran un alimento rico en proteínas como la carne y el pollo. Y como una fuente de proteína muy baja en grasa, las judías son una alternativa saludable a las carnes grasas con alto contenido de grasa saturada que eleva el colesterol, como la carne roja. Una porción de 1/2 taza de judías contiene 5 gramos de proteína y 1 gramo de grasa.

Vitaminas y minerales

Las judías son una buena fuente de hierro, zinc y magnesio, que también son nutrientes que se encuentran en las aves de corral, la carne y los mariscos: otra de las razones por las que los granos se consideran un alimento rico en proteínas. Una porción de 1/2 taza de este grano reúne el 10% del valor diario de hierro y zinc y el 15% del valor diario para magnesio. La ingesta adecuada de hierro es necesaria para ayudar a transportar el oxígeno desde los pulmones hasta el resto de tu cuerpo. El zinc es un mineral que ayuda a evitar que te enfermes y también es necesario para cicatrizar las heridas. El magnesio ayuda producir proteínas y es necesario para la producción de energía. Las judías también son una fuente de vitaminas del grupo B, especialmente la tiamina, la riboflavina y el ácido fólico, que son necesarios para convertir los carbohidratos que ingerimos en energía.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por mayra cabrera