¿Hay problemas con el agua potable tratada en casa con filtros de carbón?

Las fuentes de agua pueden contaminarse con bacterias, metales pesados ​​y otras sustancias y materiales. Los filtros de carbón (carbono), que son populares para filtrar agua, vienen en varias presentaciones. Algunos se pueden conectar a la llave del agua o al depósito del refrigerador, lo mismo que ajustarse a la tapa de una jarra o a las unidades de filtración que van debajo del fregadero. El carbono de los filtros se deriva de carbón vegetal y ambos términos se utilizan indistintamente. Los filtros de carbón pueden resolver algunos problemas de agua, pero también causar otras complicaciones.

Filtración limitada

Los filtros de carbono son muy adecuados para eliminar compuestos orgánicos que hacen que el agua sepa y huela mal, explica la North Carolina State University (Universidad Estatal de Carolina del Norte). La desventaja de los filtros de carbón es que no filtran metales pesados, restos de fluoruro, bacterias o microorganismos que puedan estar en el agua. De acuerdo con el Environmental Working Group (Grupo de Trabajo Ambiental), se sabe que hay más de 300 contaminantes en el agua del grifo que se reparte en los Estados Unidos. El hecho de que los filtros de carbón tengan una vida útil corta y por lo tanto necesiten ser reemplazados a menudo, agrava el problema, apunta Environmental Illness Resource.

Cantidades ineficaces de carbono

Para que un filtro de carbón sea completamente práctico, debe contener una cantidad adecuada de carbono, advierte la Universidad Estatal de Carolina del Norte. De lo contrario, no eliminará los contaminantes presentes en el agua.

Tiempo de flujo del agua

Otro problema con el uso de filtros de carbono es la cantidad de tiempo que el agua tiene que estar en contacto con el filtro para que el proceso de purificación sea eficaz. Cuanto más tiempo pasa el agua fluyendo en el filtro de carbono, más eficiente será la filtración. La mayoría de las unidades de filtración de carbón diseñadas para ser utilizadas sobre la encimera de la cocina no dan tiempo suficiente para que el filtro elimine las impurezas de forma adecuada.

Bacterias

Los filtros de carbón pueden albergar bacterias, apunta NSF International. Los filtros de carbón llegan a atrapar algunos contaminantes, además de que ciertas bacterias se adhieren fácilmente a sus superficies. Si el filtro de carbono no se sustituye con frecuencia, las bacterias se acumulan en la capa de carbón y finalmente la saturan por completo. Cuando el agua se vierte a través de un filtro saturado, el filtraje es deficiente, además de que las bacterias presentes pueden contaminar el agua. Cada cartucho para filtro tiene un ciclo de servicio que depende del tamaño y el tipo de unidad de carbono. El ciclo de servicio puede ser clasificado en número de galones filtrados o en meses de uso. De cualquier manera, es importante cambiar el filtro con regularidad para asegurar una filtración adecuada del agua.

Contaminantes en los materiales de reemplazo

Las piezas de reemplazo para los filtros de carbono no se fabrican todos de la misma manera. Un cartucho para filtro no certificado puede considerarse de baja calidad para determinada unidad de filtración por parte de su fabricante. El uso de reemplazos de mala calidad reducirá la eficiencia de la unidad de filtración y puede introducir impurezas adicionales en el agua potable. Si el material que compone la pieza de reemplazo no fue puesto a prueba en el ámbito de la seguridad, puede acarrear las impurezas propias de los materiales utilizados en el proceso de fabricación, advierte NSF Internacional.

Más galerías de fotos



Escrito por caroline thompson | Traducido por pei pei