¿Hay peligro en el hecho de comer verduras marchitas?

Las verduras frescas se marchitan debido a la baja de su humedad interna. Como el agua se evapora de sus tejidos, las paredes celulares pierden forma y rigidez. Las verduras se vuelven blandas y flexibles, mientras que sus contenidos vitamínicos comienzan a perderse a gotas. El marchitamiento evita sin más que las verduras antes frescas, sigan siendo comestibles. Las verduras que se deshidratan completa e intencionalmente, conservan gran parte de su sabor y su valor nutricional durante el almacenamiento a largo plazo. Por otro lado, el marchitamiento puede ser señal de enfermedad o de putrefacción en las plantas. Algunas partes de algunas verduras marchitas y descoloridas podrían salvarse mediante una limpieza y un recorte cuidadoso.

Marchitamiento en el jardín

El marchitamiento de las plantas en el jardín puede resolverse con un riego abundante, pero las hojas y tallos secos, amarillos y decolorados, indican problemas más serios. Muchas enfermedades afectan a las plantas tanto por encima como por debajo del suelo, lo que decolora y marchita las hojas y tallos afectando su salud lo mismo que su valor nutricional. Las frutas y verduras enfermas se pudren rápidamente, así que desecha cualquier parte de la cosecha dañada y marchita por efecto de bacterias, hongos y virus. Las plantas debilitadas podrían producir pequeños frutos de baja calidad. Si las plagas no responden a los aerosoles, lo mejor es que destruyas las plantas afectadas y las sustituyas con un cultivo diferente para prevenir la propagación del mal.

Marchitamiento en sitios de almacenamiento

Las verduras frescas que se almacenan sin protección en un lugar seco, pierden humedad y se marchitan rápidamente. Algunas vitaminas volátiles se evaporan junto con el agua, pero los minerales, los hidratos de carbono y muchos otros nutrientes, permanecen. El sabor en una verdura marchita cambia; sin embargo, algunas de ellas no son cosechas perdidas, ya que todavía se encuentran en buenas condiciones para hacer una buena sopa, un guisado o un salteado. Para evitar que tus verduras frescas se marchiten, mantenlas siempre refrigeradas en bolsas de plástico. Corta las tapas verdes de las zanahorias y las remolachas a una media pulgada de la corona para detener la pérdida de humedad a través de las hojas. Las tapas de este tipo de vegetales podrán ahora marchitarse y pudrirse sin afectar la calidad de tus reservas alimenticias.

Putrefacción

Después de largos períodos de almacenamiento, este proceso se produce debido a la muerte celular seguida de la pérdida de agua. Los hongos y las bacterias aceleran el proceso de putrefacción y causan cambios químicos en los alimentos. Las toxinas de los hongos se extienden lejos de la zona de infección visible en los vegetales con un alto contenido de agua, como es el caso de las hojas verdes para ensaladas y los pepinos. Para intentar salvar tus verduras, recorta las secciones dañadas y mohosas de las verduras más firmes como las coles o repollos, las zanahorias y el brócoli. Esta técnica te permitirá salvar una buena parte de tus productos. Recorta las partes mohosas una pulgada más allá del borde dañado y no toques la sección pútrida con la hoja del cuchillo, recomienda el Baylor College of Medicine.

Economía

Para cualquier persona que vive con un presupuesto ajustado, utilizar la mayor cantidad de los alimentos que compra tiene mucho sentido. La compra de cantidades menores de productos frescos y el consumo rápido de ellos ayuda a evitar problemas de marchitez y calidad reducida. Inspecciona los productos antes de comprar y deja de lado cualquier pieza que muestre signos de daño, sequedad o putrefacción. Las cebollas y las papas se pueden almacenar durante meses sin refrigeración y las zanahorias refrigeradas duran hasta tres semanas. Las coliflores se pueden mantener en perfectas condiciones durante dos semanas en el refrigerador. El resto de los vegetales tienen una vida útil de más o menos una semana, y algunos otros de sólo tres a cinco días.

Más galerías de fotos



Escrito por james young | Traducido por pei pei