¿Hay una manera natural de deshacerte de los líquidos en el cuerpo?

Tener exceso de fluido atrapado en los tejidos de tu cuerpo es una condición conocida como edema. Aunque el edema se produce con mayor frecuencia en los brazos, manos, piernas, tobillos y pies, también puede ocurrir en otras áreas del cuerpo. Los signos comunes del edema incluyen extremidades hinchadas, hinchazón en el abdomen, dolores musculares y una cara hinchada. Algunos casos de edema requieren tratamiento médico, pero también puedes deshacerte del exceso de líquido con algunos métodos naturales de cuidado personal. Habla con tu médico si el edema parece ser grave y no se resuelve por sí solo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Ropa de ejercicio cómoda
  • Agua
  • Alimentos de origen vegetal
  • Almohada o una toalla
  • Ropa de abrigo
  • Prendas de compresión
  • Cepillo suave o una toallita áspera

Instrucciones

  1. Ejercítate durante el día. Cualquier movimiento extra, especialmente en el área del cuerpo afectada por la retención de líquidos, puede ayudarte a bombear el exceso de líquido en la dirección de tu corazón. Realiza por lo menos 30 minutos de actividad física al día, evitar estar sentado o de pie inmóvil durante más de 30 minutos y levántate al menos una vez para estirarte, para tomar un vaso de agua o simplemente para moverte un poco.

  2. Eleva las extremidades afectadas. Mantener el área hinchada por encima del nivel del corazón durante al menos 30 minutos tres o cuatro veces al día puede ayudar a devolver una parte del fluido a tu corazón. La Clínica Cleveland dice que puedes enrollar una toalla o colocar una almohada debajo de tus piernas mientras ves la televisión o cuando duermes.

  3. Baja la cantidad de sal y el limita la cafeína y el alcohol. El sodio puede conducir a la retención de líquidos, por lo que debes evitar añadir sal a los alimentos cocidos y no consumas los alimentos o condimentos que ya son altos en sodio. Algunos ejemplos incluyen la salsa de soya, carnes frías y las sopas y verduras enlatadas. Pídele a tu médico un asesoramiento adicional para reducir el consumo de sodio. La cafeína y el alcohol también pueden conducir a la retención de líquidos, por lo que también debes disminuir o eliminar el café, el té, los refrescos con cafeína y las bebidas alcohólicas. Céntrate en tomar agua y comer principalmente alimentos de origen vegetal como los cereales integrales, semillas y frutos secos, frutas y verduras para ayudarte naturalmente a reducir la sal, el alcohol y la cafeína.

  4. Mantén tu temperatura corporal constante. Los cambios extremos de temperatura repentinos pueden empeorar el edema, por lo que debes usar ropa de abrigo en temperaturas frías, evitar los baños calientes y saunas, y mantén la piel protegida de las quemaduras solares.

  5. Invierte en medias de compresión, guantes o mangas. Los artículos de compresión mantienen la presión constante en las extremidades afectadas para prevenir la acumulación de líquido en los tejidos. Compra en tu farmacia local, pero consulta a tu médico si tienes problemas para encontrar la ropa adecuada.

  6. Presiona firmemente mientras frotas la zona afectada hacia la dirección de tu corazón. Esto ayuda a que el líquido avance hacia tu corazón. Otra manera de ayudar a circular el líquido en la dirección apropiada es cepillar enérgicamente la superficie de la piel con un cepillo suave o con una toallita áspera antes de bañarte, a partir de tus pies hacia tu corazón.

Consejos y advertencias

  • Debido a que el edema persistente puede ser un signo de un problema de salud, es posible que tengas que buscar ayuda médica si la atención en el hogar no se traduce en reducción de la retención de líquidos. Tu médico puede tener que medicar el problema subyacente o puede prescribir diuréticos, los medicamentos específicamente diseñados para reducir los niveles de líquido en tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por katherine bastidas