¿Hay una dieta para combatir el cáncer?

Las elecciones dietarias pueden incrementar el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer. Los alimentos que comemos fortalecen el sistema inmune y protegen los tejidos de la oxidación, un precursor de la enfermedad, incluyendo varios cánceres. Comer alimentos saludables no solo le dará energía a tu cuerpo y te hará sentir saludable, sino que también le ayudará a tu organismo a combatir la enfermedad.

Importancia


Células cancerígenas.

HelpGuide.org, un sitio web dedicado a proporcionar información de salud, reporta que una parte importante de los casos de cáncer se desarrollan como consecuencia de estilos de vida deficientes (un hecho apoyado por la National Cancer Association, o NCA), lo que indica que la obesidad está relacionada con un creciente riesgo de desarrollar cáncer de mama, útero, riñones y esófago. Con alrededor de un tercio de los adultos estadounidenses que sufren obesidad, más aproximadamente 9 millones de niños con sobrepeso, según la NCA, es importante cambiar la dieta, hacer ejercicio y perder libras para evitar desarrollar una enfermedad importante como el cáncer de mama o colon.

Tipos de alimentos que combaten el cáncer


Los arándanos (blueberries) son ricos en antioxidantes.

La National Cancer Association informa que las dietas ricas en calorías y en grasas pueden contribuir al cáncer. Los alimentos que las personas deberían comer incluyen aquellos ricos en antioxidantes, calcio, fibra, ácido fólico y ácidos grasos omega 3. Los expertos de la American Heart Association afirman que tomar suplementos dietarios no ofrece los mismos beneficios como consumir realmente esos alimentos.

Preparación de los alimentos


Usa especias.

Cómo preparas los alimentos también impacta en tu salud y el riesgo de desarrollar cáncer. Los alimentos crudos y los vegetales son una parte importante de una dieta debido a que, en la mayoría de los casos, proporcionan más nutrientes y minerales que los cocidos. La American Cancer Society también recomienda reducir las grasas en tus comidas a través de la preparación de las mismas. Reduce a la mitad la cantidad de aceite, mantequilla y margarina que usas en las recetas. Para dar más sabor, agrega especias y hierbas. En lugar de leche entera y lácteos con grasas, usa desnatados y bajos en grasas.

Alimentos que se deben evitar o eliminar


Evita la panceta.

El National Cancer Institute sugiere reducir el consumo de carnes rojas y procesadas. Esas incluyen productos de carne de res, cerdo y cordero como panceta, salchichas, perros calientes y fiambres. El NCI afirma que la grasa y el hierro en la carne, junto con la sal y los nitritos usados para conservar las carnes procesadas, pueden llevar a un aumento de la tasa de cáncer. Además, cocinar carne a altas temperaturas puede formar sustancias cancerígenas, que también pueden elevar el riesgo de cáncer.

Grasas malas


Evita la comida rápida.

Las grasas saturadas e hidrogenadas, grasas trans que han sido químicamente alteradas, son potencialmente cancerígenas, según AskDrSears. com, un sitio web cofundado por el pediatra Dr. William Sears. Una dieta rica en grasas hidrogenadas se asocia con un riesgo más alto de cáncer de mama, según explica el Dr. Sears en su sitio web. Evita los alimentos que en la información nutricional dicen "hidrogenado" o "parcialmente hidrogenado". Los alimentos que por lo general tienen un alto contenido de grasas malas incluyen las comidas rápidas, los alimentos envasados y muchos bocadillos de supermercado como las patatas fritas en bolsa.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon marks | Traducido por maria eugenia gonzalez