¿Qué hay dentro del clásico rollo de canela de Cinnabon?

El clásico rollo de canela de Cinnabon esconde una cantidad desorbitada de ingredientes que, por cierto, no son saludables.

Sabemos que es muy difícil resistirse a cualquier rollo Cinnabon, especialmente en el centro comercial o en el aeropuerto, donde las opciones de alimentos saludables son limitadas. Puedes caer en la trampa con sólo una bocanada de aire del glaseado derretido de canela. Y una vez que tu nariz te ha engañado, piensas "¿Por qué llevar el rollo pequeño cuando puedo pedir el extra grande y considerarlo mi comida a media mañana o almuerzo temprano?" Con 880 calorías, este rollo dulce es, por desgracia, más de una comida - ¡son dos! Si necesitas tomar un desayuno rápido en el aeropuerto, es mejor pedir un sándwich más saciador de Au Bon Pain, como el de tocino y huevo en pan de ciabatta, que contiene 410 calorías menos que el clásico Cinnabon, además de 28 gramos de proteína. ¡Un rollo de canela Cinnabon contiene tanta azúcar como una barra de chocolate 100 Grand más nueve Kisses de Hershey con almendras más 11 Pixy Stix! Evita este pan cargado de azúcar y previene el terrible bajón de azúcar que seguramente tendrás después de ingerirlo. EL SOSPECHOSO: Rollo clásico de canela de Cinnabon LOS DETECTIVES: Mira Calton y Jayson Calton, un equipo de marido y mujer, cuyo último libro, "Alimentos ricos, mala comida", es la secuela de su éxito de ventas "Calorías al desnudo". El dúo experto en nutrición estudió más de 150 ingredientes en 100 países de los siete continentes durante un viaje de seis años. INFORMACIÓN NUTRICIONAL: 880 calorías, 36 gramos de grasa, 127 gramos de carbohidratos, 59 gramos de azúcar, 830 miligramos de sodio, 2 gramos de fibra. INGREDIENTES EN LA LISTA: Harina enriquecida (harina de trigo, harina de cebada malteada, niacina, hierro, mononitrato de tiamina, riboflavina, ácido fólico), agua, azúcar morena, aceite de palma, leche, aceite de soja, levadura, sal, suero de leche, lecitina de soja, canela, azúcar en polvo, monoglicéridos y diglicéridos vegetales, benzoato de sodio, palmitato de vitamina A, crema, cultivo de crema, goma de semilla de algarrobo, almidón de maíz, saborizante natural y artificial. * *También puede contener: clara de huevo, huevos enteros, suero de leche, melaza, estearoil lactilato, azodicarbonamida, beta caroteno, jarabe de maíz alto en fructosa (glucosa y fructosa), proteína isolato de trigo (gluten de trigo ácido láctico, sulfitos), gluten vital de trigo, metilcelulosa hidroxipropil, ésteres de ácido tartárico acetilados de mono y diglicéridos (DATEM), bicarbonato de sodio, goma de xantano, goma de guar, beta caroteno, glucono delta-lactona, ácido cítrico, ácido propiónico, enzimas (amilasa), monoestearato de sorbitán de ácido ascórbico, goma de celulosa, sorbato de potasio, aceite de soja, polisorbato 60, ácido láctico, colorante artificial.

En foco

GLUTEN DE TRIGO (más gluten vital de trigo vital): Como se ha señalado por primera vez en la investigación de los Caltons del Egg McMuffin de McDonald's, el trigo no es lo que solía ser. Hoy en día, los granos están modificados genéticamente no sólo para provocar una adicción (por la que querrás seguir comiendo más granos y azúcares), sino que también te animará a comer un promedio de 400 calorías adicionales al día. Otra ventaja (no tan buena) de incluir este ingrediente en tu dieta es que puede causar permeabilidad intestinal, que puede conducir a problemas de inmunodeficiencia y, posiblemente, artritis -sin mencionar el riesgo de desarrollar un rollo propio, en tu estómago.

AZÚCAR: Como se ha indicado anteriormente, un rollo de canela Cinnabon está totalmente cargado de azúcar. En su interior, encontrarás cuatro tipos de disparadores de la insulina: azúcar morena, azúcar en polvo, jarabe de maíz alto en fructosa (glucosa y fructosa) y melaza. Lo peor de todo es que estos azúcares le roban a tu cuerpo vitaminas y minerales esenciales, incluyendo la vitamina C, el cromo, el magnesio, el zinc y el cobre. Por si fuera poco, el jarabe de maíz alto en fructosa no desencadena la leptina, la hormona de la saciedad. En otras palabras, querrás seguir comiendo, incluso si tu estómago está completamente lleno.

OMG: Los Calton recuentan nueve organismos potencialmente modificados genéticamente -incluyendo la soja, el maíz y el azúcar - en un solo Cinnabon. ¡Eso es un montón de OMG! Como regla general, deseas evitar los transgénicos, que se han relacionado con problemas de salud. Los peores del montón son los ésteres de ácido diacetil tartárico de monoglicéridos y diglicéridos (DATEM), que son emulsionantes que ayudan a extender la vida útil de los alimentos procesados. ¿No suena tan mal? Bueno, espera a escuchar qué son los ácidos grasos trans encubiertos. Como no son, técnicamente, considerados un lípido o grasa, evitan ser etiquetados como tales, evitando así el escrutinio que viene con las grasas trans, que se asocian con enfermedades del corazón, derrames cerebrales, obesidad y diabetes. Otro intruso es el benzoato de sodio, que también se utiliza por razones de conservación. Puede causar reacciones alérgicas, como urticaria y asma, y ​​puede promover la formación de un carcinógeno llamado benceno.

LÁCTEOS NO ORGÁNICOS: Este postre hecho con crema, cultivos de queso, suero de leche y mazada, probablemente esté lleno de hormonas sintéticas de crecimiento rBGH, un tratamiento dado a las vacas para aumentar la producción de leche. Estas mismas vacas también ingieren antibióticos para evitar problemas de salud relacionados con las hormonas, como las ubres inflamadas e infectadas. El consumo de estos subproductos puede aumentar el riesgo en los humanos de los cánceres de mama, colon y próstata.

AZODICARBONAMIDA: A menos que no te importe comer el mismo material que se utiliza para fabricar tu estera de yoga y las suelas de tus zapatillas, querrás evitar este aditivo. Su objetivo principal es blanquear la harina rápidamente. Aunque su uso es legal en los Estados Unidos, la azodicarbonamida está prohibida como aditivo alimentario en Europa y Australia. La República de Singapur también identifica que la azodicarbonamida presenta un riesgo para la salud; el país prohibió este producto, con una sanción grave -hasta 15 años de prisión y una multa de US$450,000- por utilizar el alérgeno causante de asma.

EL VEREDICTO: tremendamente culpable.

CONCLUSIÓN: Si estás pensando "Un rollo de canela Cinnabon de vez en cuando no me va a matar", tienes toda la razón. Pero considera esto: ¿Vale realmente la pena intoxicarte a ti mismo, aunque sea un poco? Para reemplazar este pan de canela, considera rocía un poco de canela orgánica [la canela etiquetada como orgánica no puede ser cosechada de las plantas genéticamente modificadas (OMG), y no puede ser sometida a la radiación ionizante], que es una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, en un yogur orgánico natural, o unta mantequilla de maní natural sobre algunos tallos de apio.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por cristina goyanes
Traducido por sofia loffreda