¿Hay alimentos que limpian la radiación del cuerpo?

La exposición a la radiación puede provenir de muchas fuentes, no sólo es la consecuencia de las armas nucleares o las centrales eléctricas. Otras fuentes de radiación incluyen rayos X, microondas, líneas eléctricas, teléfonos celulares y monitores de computadora. Los isótopos radiactivos de la lluvia radiactiva, como el estroncio-90, pueden permanecer en el cuerpo durante años, dañando el ADN dentro de las células y causando mutaciones. La radiación electromagnética de los dispositivos electrónicos pasa a través del cuerpo, causando daños inmediatos en el ADN y formando radicales libres dañinos. Algunos alimentos contienen nutrientes que naturalmente eliminan isótopos y radicales libres del cuerpo.

Alimentos ricos en pectina

La pectina es un polisacárido estructural que se encuentra en las paredes celulares de las plantas y frutas. De acuerdo con “Fighting Radiation and Chemical Pollutants with Foods, Herbs and Vitamins”, la pectina tiene la capacidad de unirse a los residuos radiactivos y eliminarlos del cuerpo. La pectina actúa como un agente natural quelante, que es un compuesto que tiene una afinidad por otras moléculas. Los agentes quelantes se unen a otros compuestos, arrastrándolos fuera de los tejidos o del torrente sanguíneo, para que puedan ser eliminados del cuerpo en la orina o las heces. Las manzanas, especialmente la piel, son ricas en pectina, como las guayabas, ciruelas, grosellas, naranjas y otras frutas cítricas. Las frutas orgánicas con menos pesticidas o fertilizantes son la mejor opción, aunque el polvo de pectina puede ser tomado como un suplemento.

Alimentos ricos en clorofila

La clorofila se ha llamado la "sangre verde de las plantas", debido a su estructura similar a la hemoglobina. La clorofila es utilizada por las plantas para convertir la luz solar en energía y contiene muchos nutrientes saludables, incluyendo antioxidantes que pueden compactar los radicales libres. Según el libro "Chlorella", algunos estudios han encontrado que los alimentos ricos en clorofila, como la chlorella, la espirulina y la alfalfa, pueden disminuir la toxicidad radiológica. La chlorella, en particular, tiene la capacidad de neutralizar la radiación y las condiciones relacionadas con el mercurio en el cuerpo y eliminar las sustancias venenosas, incluyendo el cadmio, las dioxinas y el PCB. La chlorella también puede desintoxicar el uranio, el plomo y el cobre. Otros alimentos ricos en clorofila incluyen verduras de hoja verde, apio, perejil, brotes de soja y pasto de trigo.

Algas marinas

Las algas marinas, también llamadas verduras del mar, no sólo son una excelente fuente de nutrientes, sino que también son ricas en tanto alginato de sodio como yodo; elementos que son muy eficaces en la protección del cuerpo de la radiación y la eliminación de ella. El kelp es el alga más conocida, pero otras populares son llamadas arame, wakame y kombu. Según un estudio de la Universidad McGill en 1964 publicado en el "Canadian Medical Association Journal", el alginato de sodio a partir de algas reduce la absorción de estroncio radiactivo en el intestino en un 50 a 80%. El alginato de sodio permitió que el calcio se absorba a través de la pared intestinal, mientras que la mayor parte del estroncio fue excretado fuera del cuerpo. Las algas son también una rica fuente de yodo natural. Si hay una falta de yodo natural en la dieta, el yodo-131 radiactivo será absorbido y se acumulará en la glándula tiroides. El yodo radiactivo daña la tiroides, causando mutaciones, inflamación y cáncer. El consumo de yodo a base de plantas naturales ayuda a contrarrestar los efectos secundarios de la exposición a la radiación. La sopa de miso japonesa contiene muchos ingredientes que combaten los efectos de la radiación, como arroz integral, cebada, soja, sal marina, algas, cebollas y hongo kojikin. Un estudio de la Universidad de Hiroshima de 1990 concluyó que las personas que comen sopa de miso con regularidad pueden ser hasta cinco veces más resistente a la intoxicación por radiación que las que no lo hacen.

Más galerías de fotos



Escrito por owen bond | Traducido por eva ortiz