Hatha yoga & embarazo

El yoga es una forma conocida de hacer ejercicio. Como tal, se ofrecen clases especiales para mujeres embarazadas para maximizar los beneficios del yoga durante este tiempo especial. La combinación de la respiración, estiramiento, equilibrio, respiración y relajación son útiles para mantenerse y poner en forma. Esta mezcla también puede ayudarte a sentir mejor mentalmente, ya que el embarazo puede causar a veces una sensación de inquietud. Las posturas de yoga pueden tonificar los músculos, aumentar la resistencia, e incluso ayudar a prepararte para el parto.

Beneficios

Las técnicas de respiración y relajación que se enseñan en las clases de yoga pueden ayudarte con los dolores del parto. Muchas de las poses de yoga fortalecen los músculos del suelo pélvico, así como del corazón y los pulmones. Puede mejorar la circulación sanguínea y ayudar en el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo. Ayuda con la postura correcta, lo cual reduce el dolor de espalda. También permite la relajación de los músculos tensos. El yoga puede ayudar a la buena salud de la madre y a la del feto. Disminuye los efectos de la depresión y del sobrepeso. Incluso puede facilitar y acortar el trabajo de parto.

Hatha yoga

Hatha yoga es el yoga que la mayoría de personas conocen. Fue creado en el siglo XV en India por Yogi Swatmarama quien compiló un texto sobre yoga. La palabra proviene del sánscrito "ha" que significa "sol" y "tha" que significa luna. Hatha yoga se centra en poses simples que fluyen de una a otra. Se promueve la respiración, concentración y la meditación. Se ha demostrado que el Hatha yoga puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis, arteriosclerosis, asma, fatiga crónica, diabetes y la obesidad. Es bueno para los principiantes o los que no han ejercitado en algún tiempo. Se utilizan varios accesorios como bloques, sillas, correas, toallas y almohadas para compensar las limitaciones físicas.

Precauciones especiales

El yoga es un ejercicio suave para las mujeres embarazadas, sin embargo, hay algunas precauciones que deben tomarse en cuenta. Las poses que requieren que te acuestes boca arriba o sobre el abdomen, en particular durante el último trimestre, deben evitarse. Las posturas invertidas pueden ejercer presión en los pulmones, dificultando la respiración, por lo que también deben evitarse. La hormona relaxina ayuda a hacerlo más flexible durante el embarazo, así que ten cuidado con estirarte demasiado. Evite giros abdominales profundos. Estos pueden aplastan los órganos internos, incluyendo el útero, y puede ser incómodo. También evite saltar y las técnicas de respiración que requieren aguantar la respiración. Bikram o el yoga caliente deben evitarse, a menos que hayas estado haciendo yoga caliente antes del embarazo. Es más agotador que el hatha yoga y se realiza en una habitación con una temperatura de 105 grados, lo que aumenta el riesgo de sobrecalentamiento.

Conclusión

Hatha yoga tiene muchos beneficios para las mujeres embarazadas, no solo beneficios físicos, sino en aspectos mentales que pueden ser especialmente útiles durante una época en que sus hormonas parecen estar fuera de control y causar todo tipo de cambios de estado de ánimo. Unirte a una clase de yoga prenatal puede presentarte a otras mujeres embarazadas y darte un sentido de comunidad. Busca clases de yoga prenatales en tu área, o deja que tu instructor de yoga regular sepa que estás embarazada para que te ayude a modificar las poses. Si las clases de yoga no están disponibles en tu área, hay muchas películas disponibles en las librerías y en línea. Las clases de yoga en línea gratuitas, vídeos y descargas también se encuentran disponibles.

Más galerías de fotos



Escrito por jayne yenko | Traducido por mary gomez