¿La harina de tef no contiene gluten?

El tef es una hierba indígena de Etiopía. Sus semillas se pueden cocinar como un grano, o se pueden moler para hacer harina. El tef no contiene gluten, y se puede usar como alternativa a la harina de trigo utilizada en panadería y repostería. El tef tiene distintos colores, incluyendo marfil, tostado y marrón-rojizo oscuro. Este grano es muy nutritivo y se trata de una buena adición a cualquier dieta.

Cualidades

El tef es un grano diminuto. De hecho, su nombre significa "perdido", lo que implica que si se cae en el suelo, se perderá para siempre. Molerlo en tu casa es prácticamente imposible, de modo que lo mejor es comprarlo ya molido. Tiene un sabor suave, con una dulzura parecida a la de la melaza, que mejora la textura y la calidad nutricional de panes y repostería. El tef es una hierba, no un grano, y por lo tanto, no contiene gluten.

Nutrición

El tef aporta nueve veces más hierro que el trigo y cinco veces más calcio y más potasio que los cereales. Una porción de 1/4 de taza de harina contiene 113 calorías y sólo 1 gramo de grasa. La harina de tef aporta 4 gramos de fibra por cada porción de 1/4 de taza y un 5% de la ingesta diaria recomendada de calcio, y 13% de la de hierro.

Consideraciones para la cocción

Añadir demasiada harina de tef a tus panes puede hacerlos secos y densos. Cuando amasas recetas sin gluten, usa la harina de tef como parte de una mezcla de harinas libres de gluten. Mezcla 5 tazas de harina dulce de sorgo blanco con 2 tazas de harina de tef, 2 tazas de almidón de papa y una taza de harina de mandioca. Usa esta mezcla como alternativa a la harina de trigo en panes, magdalenas y bollos.

Uso tradicional

La harina de tef se usa muchísimo en Etiopía. Se trata del principal ingrediente del pan chato conocido como injera, que acompaña la mayoría de las comidas. Los comensales usan este crepé esponjoso para tomar la comida. Los etíopes también cultivan tef para alimentar el ganado y para cocer el grano con agua.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por mike tazenda