¿Cómo han afectado los mensajes de texto las vidas sociales de los adolescentes?

Hablar por teléfono es tan del siglo pasado. La mayoría de los adolescentes en la actualidad prefieren enviar mensajes de texto. Aproximadamente el 75 por ciento de los chicos entre 12 y 17 años de edad en los Estados Unidos poseen teléfonos celulares y el 75 por ciento de esos adolescentes envía mensajes de texto, de acuerdo con el Pew 2010 Internet and American Life Project del Pew Research Center. Más de la mitad de estos adolescentes hacen esto diariamente. Con los mensajes de texto sobreponiéndose a otros tipos de comunicación, uno se pregunta cómo ha alterado este cambio en la tecnología la vida social y comportamientos de los adolescentes.

Patrones de envío de mensajes de texto de los adolescentes

Dos tercios de los adolescentes encuestados en el estudio de Pew Research reportaron que tienen mayor aptitud para enviar mensajes de texto con sus teléfonos celulares y utilizarlos para una conversación hablada. Sus pulgares vuelan, ya que la mitad de los adolescentes que respondieron envían de 50 a más mensajes de texto por día y uno de cada tres envía más de 100. En general, las chicas son más parlanchinas que los chicos, enviando y recibiendo 80 mensajes al día en comparación con los 30 mensajes de los hombres.

Impacto social

Enviar mensajes de texto significa que los adolescentes nunca están solos. Sentirse constantemente conectados a sus amigos puede ser una bendición social, pero el acceso 24/7 y la percepción de siempre estar disponible tiene sus desventajas, especialmente con los problemas de comunicación. Por ejemplo, un adolescente podría enojarse con un amigo por no responder inmediatamente y constantemente los mensajes, sin tomar en consideración que el ausente podría estar durmiendo o conduciendo. El contacto incesante con los amigos y obtener múltiples opiniones sobre cualquier tema puede impactar en las habilidades de toma de decisiones de los adolescentes, ya que pueden sentirse inseguros o incapaces de pensar en las cosas por sí mismos y confiar en su propio juicio.

Más efectos sociales

Con más y más adolescentes prefiriendo enviar mensajes de textos que hablar, surgen las preocupaciones sobre si este fenómeno detiene su crecimiento emocional. Una falta de conversaciones cara a cara puede evitar que los adolescentes aprendan cómo leer las expresiones faciales, el lenguaje corporal o las pistas en el habla y desarrollar empatía, que es una habilidad que se aprende de observar el comportamiento en otras personas. La autoconfianza también se puede ver erosionada por el contacto constante a través de los textos, haciendo que los adolescentes sean excesivamente dependientes de sus amigos y no cultiven un sentido de independencia.

Los mensajes de texto y el comportamiento riesgoso

Un estudio realizado en 2010 por la American Public Health Association reportó que los hiper-textos, que es enviar más de 120 textos al día, pueden conducir a un incremento en el riesgo de fumar, beber y usar drogas, violencia física y actividad sexual. De los adolescentes encuestados, aquellos que enviaban esta cantidad de textos tenían dos veces más probabilidad de haber experimentado con el alcohol y tres veces más de tener sexo que los adolescentes que envían mensajes con menor frecuencia.

Más galerías de fotos



Escrito por jayne blanchard | Traducido por laura de alba