Cómo hablarle a tus hijos sobre el sexo y la pubertad

Escrito por veronica smith-jennings | Traducido por juan ignacio ceviño

Las estadísticas muestran los niños de la escuela secundaria no sólo son sexualmente activos, sino que se involucran en prácticas de riesgo que los dejan vulnerables a los embarazos y a enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los padres tienen que ser proactivos en sus esfuerzos por educar a sus hijos acerca de sus cuerpos y sobre los comportamientos para mantenerlos a salvo. Los padres tienen el poder de influir en el comportamiento y de enseñarle a los niños cómo estar más seguros, a tener más confianza y a tomar buenas decisiones sobre el sexo. Eso no siempre es fácil. Permanecer abierto, comenzar con estas conversaciones temprano y centrarte en los hechos, ayuda a hacer que estas discusiones sean más manejable y eficaces.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Responde a las preguntas con honestidad -usando un lenguaje apropiado para la edad- tan pronto como tus hijos empiecen a preguntar, que pueden comenzar en los primeros años de vida. Los niños que aprenden los nombres correctos de las partes del cuerpo, se sentirán más cómodos con sus cuerpos y verán que sus padres están cómodos, también. Dales respuestas simples y con precisión, por encima de todo.

  2. Reconoce que los cambios durante la adolescencia y la pubertad implican ajustes emocionales, así como el desarrollo físico. Los problemas con las amistades, el mal humor y la necesidad de desafiar a la autoridad, son parte de la pubertad. Debes ser abierto a la hora de entender y discutir estos temas con tus hijos.

  3. Usa la televisión y el cine para inspirar conversaciones sobre el sexo. En vez de ignorar las situaciones sexuales en los programas de televisión y las películas por vergüenza o incomodidad, utilízalos para provocar una discusión preguntándole a tu hijo acerca de sus pensamientos.

  4. Admite cuando no sepas la respuesta a una pregunta que su hijo tiene sobre el sexo y la pubertad. Si necesitas más información o te sientes atrapado y con la guardia baja, dile a tu hijo que necesitas algo de tiempo para encontrar la mejor respuesta a su pregunta. Haz un poco de investigación, consulta a un amigo o busca en tus recuerdos y asegúrate tener una respuesta cuando vuelvas a hablarle a tu hijo.

  5. Mantén la calma, incluso cuando tu hijo te cuente acerca de situaciones sexuales que ha considerado o experimentado. Si le demuestras a tu hijo que estás enojado, él o ella no va a querer hablar contigo y perderás la oportunidad de aconsejar a tu hijo y de proporcionarle información sobre los hechos. Esto cerrará las líneas importantes de la comunicación. Escucha sin juzgar, elige otro momento para hablar acerca de las reglas y valores.

  6. Dale a tu hijo libros que respondan sus preguntas sobre el sexo y la pubertad. (Los títulos sugeridos para una variedad de edades se encuentran en los sitios de la sección de Recursos). Los niños pueden necesitar un tiempo para leer y aprender en privado sobre estos temas. Anímalos a que se acerquen a ti para aclarar algo o para discutir algún tema. Ofrece hacer las discusiones por escrito si las discusiones cara a cara son difíciles para tu hijo.

Más galerías de fotos