Cómo hablarle a tu hijo con necesidades especiales sobre el control de la natalidad

Los padres pocas veces buscan poder hablar con sus hijos sobre sexo y anticonceptivos. Se preocupan de qué decir y cuándo decirlo. Muchos se sienten incómodos y avergonzados. Sin embargo los padres deben tener esa conversación con sus hijos, porque como explica un artículo publicado el 07 de diciembre de 2009 en la revista "Time", los niños que hablan con sus padres sobre el sexo esperan más tiempo para tener relaciones sexuales y es más probable que practiquen el sexo seguro cuando lleguen a ser sexualmente activos. Hablar con un niño con necesidades especiales sobre el control de la natalidad puede ser aún más difícil que hablar de ello con un niño típico.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Comienza a hablar con tus hijos sobre la sexualidad antes de que lleguen a la edad de la pubertad. Un embarazo o un nuevo bebé en la familia proporcionarán una apertura para comenzar la conversación. Presenta la información de una forma práctica.

  2. Proporciónale la información de una manera que él la pueda entender. Mantén las cosas sencillas y trata de no dar más información de la necesaria. Permite que tu hijo te haga preguntas y proporciónale información adicional cuando te la pida.

  3. Haz de la sexualidad y del control de la natalidad un tema continuo de conversación. No planes tener una gran conversación sobre el sexo y no volver a hablar de ello. Mantén abiertas las líneas de comunicación y refuerza la educación que le proporcionas regularmente.

  4. De acuerdo a las necesidades especiales de tu hijo, considera cómo él puede aprender mejor. Las ayudas visuales, como fotografías o dibujos, pueden ayudarle a algunos niños a entender ciertos conceptos. Los niños también pueden beneficiarse de la experiencia práctica con cosas como colocar un condón; puedes utilizar algo como un plátano para demostrar la técnica.

  5. De acuerdo a las necesidades especiales de tu hijo, considera qué forma o formas de control de la natalidad le podrían funcionar mejor. Por ejemplo, las personas con ciertas discapacidades físicas o con destreza manual deficiente, podrían tener dificultades para usar condones. Las personas con discapacidades cognitivas pueden tener problemas para acordarse de tomar una píldora todos los días. Las personas con trastornos convulsivos pueden necesitar evitar los anticonceptivos hormonales, de acuerdo con la U.S. National Library of Medicine. Habla con el médico de tu hijo para obtener más información.

Consejos y advertencias

  • Habla con los médicos de tu niño, educadores u otros profesionales para obtener más información o asistencia para hablar con tu hijo acerca de los métodos anticonceptivos. El médico de tu hijo puede discutir el tema con él. Las escuelas, los centros de vida independiente y otras entidades que atienden a personas con discapacidad también pueden ofrecer clases de educación sexual para los niños con necesidades especiales, o tener consejeros disponibles para hablar con tu hijo sobre los anticonceptivos.
  • El Instituto Guttmacher informa que los adolescentes con discapacidad mental a menudo reciben menos educación sobre sexualidad y métodos anticonceptivos en la escuela que los típicos adolescentes, por lo que no debes asumir que la escuela de tu hijo le está proporcionando una educación adecuada. Pregunta qué tipo de educación sexual ofrece la escuela. No confíes en la escuela como la única fuente de información sobre el control de la natalidad para tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly morris | Traducido por francisco roca