Hablar con padres del mal comportamiento de sus hijos

Cuando otro niño está actuando, especialmente si tu hijo se ve afectado, es difícil saber qué hacer. Los padres son leales a su hijos, lo que significa que el hablar del mal comportamiento de un hijo puede comenzar una guerra de padres. Si el mal comportamiento de otro niño está afectando al tuyo, lo mejor es tomar una posición delicada y recordar que cualquier cosa que digas puede tener repercusiones negativas.

Habla en privado

SI tienes que presentar una queja sobre el mal comportamiento de un niño, hazlo en privado. Decirle a un padre frente a otros padres o su hijo que tienes un problema puede poner al otro padre inmediatamente a la defensiva. También puede ser embarazoso. Espera a estar a solas o considera darle una llamada por teléfono cuando puedas hablar sin una audiencia.

Mantenlo ligero

Para la primera ofensa, mantén un tono ligero. No hay necesidad de enojarte o ser confrontacional cuando simplemente estás dando a otro padre comentario sobre el comportamiento de su hijo. Las probabilidades son que no sepa que su hijo se está comportando mal. Simplemente di "Hey, solo quería hacerte saber lo que está ocurriendo," y describe lo que ocurrió. De esta forma, la conversación no suena acusatoria, sino meramente informal.

Toma responsabilidad

Un hijo no siempre actúa sin provocación. En lugar de acusar a otro niño de mal comportamiento, toma algo de culpa para crear solidaridad entre tu y el otro padre. Si encontraste a su hijo molestando al tuyo, intenta algo así como "Hey, Jhonny y Billy estaban jugando un poco fuerte hoy. Estoy seguro de que Jhonny fue parte del problema, pero solo quería avisarte que Billy uso lenguaje inapropiado." Cargar con algo de culpa muestra que estás dispuesto a tomar algo de responsabilidad del problema en lugar de apuntar con el dedo.

Apégate a los hechos

Cuando tengas puesta tu gorra de madre, o padre, es difícil evitar que las emociones aparezcan al decirle a otro padre sobre el comportamiento de su hijo. Pero es importante que simplemente te apegues a los hechos. Calmadamente dile al otro padre lo que ocurrió, sin embellecer o comentarios de tu parte. Es cosa del otro padre el cómo reaccionar, así que tu trabajo simplemente es pasar la información.

Termina positivamente

Una de las mejores formas de arreglar una conversación incómoda es terminarla con una nota positiva. Dale al otro padre un cumplido sobre su hijo o un elogio sobre cómo maneja las cosas. "Billy ama jugar con Jhonny, así que estoy seguro de que es un malentendido. Creemos que él es muy divertido," o "Amé cómo manejaste a Billy cuando estaba actuando en el parque, desearía poder ser así!" son formas de terminar la conversación bien. Algunos comentarios podrían ayudar a distender algo de la vergüenza que el otro padre sin lugar a dudas siente.

Haz tu parte

Por último, haz tu parte para remediar la situación. No puedes controlar al hijo de otra persona, pero puedes disciplinar a tu propio hijo si el ha tenido parte del altercado. Habla con tu hijo sobre el incidente y sobre cómo evitar situaciones similares en el futuro. Si el mal comportamiento del otro niño continúa, inventa una alternativa, como una cita de juegos en un lugar neutral con el otro padre presente o habla con una autoridad escolar.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por lautaro rubertone