Cómo hablar a los niños en edad preescolar acerca de las emociones y los sentimientos

Los preescolares necesitan orientación para ayudarles a interpretar sus propios sentimientos y emociones y para interactuar adecuadamente con los demás. Al ayudar a los niños a aprender cómo comunicar sus sentimientos y emociones con eficacia, les das las herramientas sociales y emocionales que necesitan para reducir situaciones de tensión y entenderse mejor a sí mismos. Al enseñarlos a expresar sus sentimientos y a responder a las emociones de sus compañeros, les ayudas a reconocer y lidiar con sus propios sentimientos y emociones, así como con los de otros.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Ofrece a los preescolares palabras para expresar sus sentimientos y emociones. Comienza con un lenguaje sencillo, como enojado, triste, feliz o asustado, pero ve más allá de estas palabras iniciales para los sentimientos, a otras más descriptivas como solitario, emocionado, hambriento, frustrado y agradecido. La verbalización emocional ayuda a los niños a ser socialmente competentes y les permite reconocer y responder adecuadamente a las señales sociales, de acuerdo con el Center on the Social and Emotional Foundations for Early Learning out de la Universidad de Vanderbilt.

  2. Introduce los conceptos acerca de las emociones durante las horas de clase o de la narración de cuentos, utilizando imágenes y expresiones faciales para ayudar a los niños a entender mejor la conexión entre los sentimientos y la expresión personal. Ayuda a tu niño en edad preescolar a colocar palabras que expresen sentimientos en su contexto cuando experimente un momento emocionalmente relevante. Por ejemplo, podrías decirle: "Estás muy entusiasmado con este cachorro", o "Te sientes frustrado con este rompecabezas en estos momentos".

  3. Dale a tu niño en edad preescolar la oportunidad de expresar emociones y sentimientos sin inducirle vergüenza o culpa. Aprender a entender y manejar los sentimientos y las emociones es un hito en el desarrollo social y emocional. Anima a los niños a expresar sus sentimientos de manera apropiada en lugar de que los repriman o los expresen sin consideración por los demás. Si tu niño quiere golpear cuando esté enojado, por ejemplo, encuentra una forma adecuada para que exprese su ira. Enséñale que golpear daña a las personas, pero que la ira y la frustración son normales. Dale una almohada que pueda golpear cuando se sienta enfadado o molesto, lo que le permitirá expresar sus sentimientos sin ponerse en peligro a sí mismo o a los demás.

  4. Modela su autocontrol utilizando un lenguaje calmado y descriptivo para expresar tus propios sentimientos y emociones. Los niños aprenden acerca de los sentimientos y emociones, no solamente a través de sus propias experiencias, sino también mediante la observación. Busca oportunidades de enseñanza para mostrar a tu preescolar cómo expresar sentimientos y emociones fuertes de manera apropiada.

  5. Media en los conflictos emocionales tensos que involucren a los niños en edad preescolar, sin tratar de controlar la situación. Alienta y permite que los niños comuniquen sus sentimientos y emociones tanto a sus compañeros como a los adultos. El desarrollo social y emocional es un factor primordial en el éxito escolar, de acuerdo con la educadora de niños y autora Lisa Murphy. Dale a tu niño oportunidades de interactuar con sus compañeros y de lidiar con situaciones sociales que impliquen compartir y tomar turnos. Cuando surja el conflicto, pregúntale a tu niño en edad preescolar cómo se siente y por qué se siente de esta manera. Cuando él responda, pregúntale que es lo que piensa que puede ayudar a la situación. Anímalo a comunicar esto a su compañero. Apoya durante toda la conversación hasta que los sentimientos hayan sido efectivamente comunicados, trabajados y resueltos. Este proceso le dará a tu hijo las herramientas que necesita para manejar situaciones sociales cuando no estés cerca para mediar.

  6. Dale a tu niño en edad preescolar el espacio que necesita para explorar sus sentimientos. Si un niño en edad preescolar necesita tiempo para calmarse, dale un libro o un juguete suave y ayúdalo a encontrar un lugar tranquilo para estar solo. Abstente de asociar el tiempo a solas con el castigo o con la expulsión de clases. Un niño necesita saber que requerir de espacio para experimentar y trabajar a través de los sentimientos es natural y no una consecuencia por mala conducta.

Más galerías de fotos



Escrito por pam murphy | Traducido por tere colín