Hablar con los niños sobre el comer en exceso

Según el Center for Disease Control and Prevention, la obesidad en los niños estadounidenses ha aumentado significativamente durante los pasados 30 años. No sólo es la falta de actividad física la que ha llevado a este incremento, sino también las elecciones de alimentos poco sanos y el comer en exceso. Cuando los niños comen demasiado, están llenando sus cuerpos con más comida de la que necesitan para sentirse llenos. Hablarles a los niños sobre el comer en exceso es el primer paso para eliminar el problema y mantenerlos saludables para el futuro.

Comenzar con apoyo

Comienza con decirle a tu hijo que lo amas sin importar su peso y hábitos alimenticios. No lo hagas sentirse avergonzado sobre comer en exceso. Hazle saber que estás ahí cuando necesite hablar sobre eso o sobre problemas de su peso, y anímalo a acercarse cuando necesite apoyo. Según el sitio web Pediatric News, muchos niños que comen en exceso necesitan un fuerte apoyo de sus seres queridos para romper el ciclo alimenticio.

Explicar los riesgos a la salud

Explicarles los riesgos de salud que trae comer en exceso a los niños, no está destinado a asustarlos, sino animarlos a comer menos y evitar la obesidad. Explícale al niño que comer en exceso lleva a la obesidad y, según el CDC, los niños obesos tienen un mayor riesgo de tener padecimientos como alto colesterol, alta presión arterial, enfermedades cardíacas y diabetes. Aún más, también tienen un mayor riesgo de tener problemas de huesos y articulaciones, problemas de sueño y bajo autoestima. Habla con tu hijo sobre el por qué es tan importante que no coma en exceso, especialmente porque, la mayoría de las veces, esto lleva a la obesidad. Explícale que quieres que esté tan saludable como pueda para el futuro, y que comer en exceso puede dañar eso.

Hablar sobre el control de las porciones

El control de las porciones es un gran problema relacionado con comer en exceso. Muchas personas, adultos y niños, apilan comida en sus platos sin considerar su porción. Anima a tu hijo a solo tomar una pequeña cantidad de comida en su plato y que después, cuando acabe, vea si está todavía hambriento antes de servirse más. Este pequeño paso puede ayudarle a evitar el comer en exceso. También, evita insistir en que el niño vacíe su plato y no uses comida para sobornarlo o premiarlo, porque esto puede llevar a comer en exceso.

Alienta a comer lentamente

Las comidas a menudo son apuradas. Habla con tu hijo sobre ir más lento mientras come. En lugar de meterse la comida en la boca lo más rápido que pueda, dile que baje su tenedor o cuchara entre bocados. Comer más lentamente le ayuda al niño a darse cuenta de su llenura, lo cual a su vez evitará que coma demasiado.

Averiguar el razonamiento detrás del comer en exceso

Muchos niños comen demasiado por razones que pueden no estar asociadas con el hambre. FamilyDoctor.org sugiere que algunos niños hacen esto porque están aburridos, deprimidos, estresados, solos, enfadados o frustrados. A esto se le llama alimentación emocional. Habla con tu hijo para averiguar y determinar si existe una razón subyacente detrás de sus hábitos alimenticios. Explícale que si está aburrido, encuentre algo que le guste hacer como jugar un juego o leer un libro para ocupar su tiempo en lugar de comer. Averigua si está teniendo problemas en la escuela que lo estén estresando o si está enojado con sus padres y si eso está causando que coma emocionalmente en exceso. Llegar al fondo de las razones por las cuales el niño está comiendo demasiado es clave para superar el problema. Una vez que los descubras, encuentra maneras de ayudarlo a lidiar con las emociones, como el hablar con un consejero o ejercitarse, lo cual lo ayudará con el estrés sin tener que comer.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por ana maría guevara