Habla excesiva en los niños

La mayoría de los padres no pueden esperar a la primera palabra de su hijo. Pero alrededor de los 3 años, los padres a menudo añoran por unos pocos momentos de silencio durante el día. Muchos niños en edad preescolar son conversadores constantes, liberando todos los pensamientos en su cabeza como una corriente interminable. Hablando contigo, o sólo para sí mismos, es una de las maneras en que los niños aprenden, procesan y asimilan información, por lo que no querrás cerrarle el pico. Pero la sociedad exige que los niños aprendan a hablar sólo en ciertos momentos. La mayoría de los niños aprenden de forma natural; aquellos que no podrían tener un trastorno del desarrollo que requiere investigación.

Definiendo el hablar normal


Para muchos niños en edad preescolar, apenas sus ojos se abren, y las palabras empiezan a derramarse de su boca, que no dejan de hablar hasta que se duermen por la noche.

Para muchos niños en edad preescolar, apenas sus ojos se abren, las palabras empiezan a derramarse de su boca, y no dejan de hablar hasta que se duermen por la noche. Preguntar "por qué" todo el día cae siempre en el rango de comportamiento normal de los 3 a 4 años de edad, el trabajador social canadiense Gary Direnfeld explica en la página web Parents Canada. Pero a los 5 años, la mayoría de los niños aprenden que la conversación tiene un elemento de ir y venir, y que deben esperar su turno para decir lo que está en sus mentes. Un niño que todavía no ha dominado la conversación de ir y venir, o que monopoliza las conversaciones, para la edad de 7 u 8 años puede encontrarse socialmente condenado al ostracismo. Habla con su pediatra si el hablar de tu hijo parece excesivo.

Tipos del habla excesiva


Hablar excesivamente puede caer en dos categorías: de comportamiento y biológicos. Si tu hijo habla demasiado, porque ha aprendido que es una manera de llamar la atención, es un problema de conducta que se puede cambiar.

Hablar excesivamente puede caer en dos categorías: de comportamiento y biológicos. Si tu hijo habla demasiado, porque ha aprendido que es una manera de llamar la atención, es un problema de conducta que se puede cambiar. Los cambios en el lóbulo frontal del cerebro, que controlan la capacidad de poner un gobernador en ciertos comportamientos, causan el habla en exceso de base biológica. Problemas con el funcionamiento del hemisferio derecho pueden causar discapacidades de aprendizaje no verbal. Estos niños hablan temprano, pero la mayor parte de su conversación consiste en un "cóctel de hablar", que se caracteriza por una conversación constante que contiene poca sustancia, de acuerdo con el artículo Prents Canada. Algunos niños con trastornos de base biológica sufren de presión del habla, lo que significa que se habla en voz alta y sin cesar, incluso si nadie está escuchando, y son difíciles de interrumpir, según el libro "Modern Differential Geometric Techniques in the Theory of Continuous Distributions of Dislocations", (Técnicas modernas diferenciales geométricas en la teoría de distribuciones continuas de dislocaciones).

Causas de hablar excesivamente


Los niños con trastorno de déficit de atención/hiperactividad, trastornos generalizados del desarrollo, que incluyen el autismo y el síndrome de Asperger o trastorno bipolar, a menudo hablan excesivamente.

Los niños con trastorno de déficit de atención/hiperactividad, trastornos generalizados del desarrollo, que incluyen el autismo y el síndrome de Asperger o trastorno bipolar, a menudo hablan excesivamente, de acuerdo con el libro "Survival Strategies for Parenting Children with Bipolar Disorder: Innovative Parenting and Counseling Techniques." (Estrategias de supervivencia para la crianza de niños con trastorno bipolar: Crianza innovadora y técnicas de orientación.) Los problemas de ansiedad o enojo también pueden causar hablar excesivamente. Los niños con trastornos generalizados del desarrollo o trastornos bipolares pueden tener habla apresurada que no pueden controlar. Los niños con algunos tipos de daño cerebral orgánico o síndromes genéticos, como el síndrome de Williams, también hablan mucho y hacen poco o ningún tipo de discriminación entre los amigos y los extraños, o entre una conversación apropiada o no apropiada, según un artículo del 2007 en "The New York Times".

Ayudando a tu hijo


En muchos casos, los niños que hablan demasiado no captan las señales no verbales de otras personas que indican irritación, enojo o frustración.

En muchos casos, los niños que hablan demasiado no captan las señales no verbales de otras personas que indican irritación, enojo o frustración. Debido a que el 65 por ciento de la conversación es no verbal, la maestra de educación especial Sue Thompson nos explica en un artículo de la Learning Disability en línea, un niño que no capta estas señales hablara más porque las respuestas no verbales no le llegan o pasan por encima de su cabeza. La mayoría de los niños que hablan demasiado no se detendrán sólo porque tú se los pidas. En algunos casos, la terapia o la modificación del comportamiento pueden ayudar.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por adrian tobon