Hábitos para la dentición en los bebés

Cuando tu dulce bebé se vuelve inusualmente mal humorado e irritable, puede ser porque está a punto de brotar su primer diente. En raras ocasiones, los bebés nacen con uno o dos dientes, o aparece durante las primeras semanas de vida. La mayoría de los niños no muestran brotes dentales hasta los 4 o 67 meses de edad. La dentición puede ser incómoda para tu pequeño, así que haz lo que puedas para aliviar su dolor. Te va a recompensar a los pocos días, mostrando un nuevo blanco y nacarado diente cuando sonría.

Síntomas

Puede ser difícil para los nuevos padres decir si a su pequeño le están saliendo los dientes o sólo tiene un día de mal humor. Algunos de los síntomas comunes de la dentición incluyen fiebre de bajo grado, morder, babear, chupar, dificultad para dormir, erupción facial, frota su oreja y una disminución del apetito. Tu pequeño puede llorar sin razón y va a querer ser abrazado más de lo habitual. Habla con su pediatra inmediatamente si tu bebé presenta fiebre alta o diarrea. Estas son señales de que algo anda mal.

Erupción dental

Conocer el orden en el que los dientes erupcionan normalmente podría ayudar a determinar si a tu bebé le está brotando un diente. En general, los dos dientes frontales inferiores o incisivos centrales son los primeros en entrar en erupción seguidos por los cuatro dientes frontales o incisivos laterales y centrales. A continuación, brotará un diente a cualquier lado de la parte inferior seguidos de los molares en la parte posterior. Los últimos en entrar en erupción son los colmillos afilados en la mandíbula superior. Lávate las manos con agua tibia y jabón, luego siente suavemente alrededor de la boca de tu bebé buscando una protuberancia donde sospechas que un diente puede emerger.

Alivio de la incomodidad

Puedes aliviar el malestar de tu bebé mientras está brotando un diente. Compra un anillo de dentición y déjalo brevemente en el congelador o nevera. No compres anillos de líquido, ya que pueden explotar. Alternativamente, remoja un paño limpio en agua y congela durante media hora. Tu pequeño puede apreciar la textura rugosa de la tela en sus encías. Los bebés que están acostumbrados a los alimentos sólidos pueden disfrutar de chupar una paleta o una pieza de fruta congelada. Los bebés amamantados pueden encontrar consuelo en sesiones de lactancia más largas. Si nada más ayuda, habla con tu médico acerca de la administración de una pequeña dosis de paracetamol o ibuprofeno.

Higiene oral

Es importante para la salud dental a largo plazo de tu bebé que comience buenos hábitos de higiene oral antes de que emerja su primer diente. Una vez al día, limpia las encías de tu bebé con un paño limpio y húmedo. Cuando salga su primer diente, utiliza un cepillo de cerdas suaves dientes mojado en agua y lava sus dientes dos veces al día. No utilices pasta dental hasta que tu hijo tiene la edad suficiente para escupir. Habla con su pediatra acerca del fluoruro que contiene vitaminas. Lleva a tu bebé a visitar a un dentista alrededor de su primer cumpleaños.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por verónica sánchez fang