Hábitos alimenticios saludables para los adolescentes

Comer bien es crucial para el crecimiento de los adolescentes porque sus necesidades de nutrientes son mayores durante ese tiempo. La mayoría de los adolescentes no cumplen con las recomendaciones de ingesta de cereales integrales, frutas y vegetales. La alimentación saludable puede ser difícil de lograr para los adolescentes, ya que a menudo se pasan el tiempo comiendo con amigos, comiendo comida rápida y refrigerios con alto contenido energético. Este patrón de alimentación puede conducir a una ingesta excesiva de calorías, en su mayoría de grasas no saludables y azúcar, lo que aumenta el riesgo de obesidad.

Bebe con inteligencia


Las bebidas azucaradas contribuyen al aumento de peso excesivo y la obesidad.

Los investigadores de la Universidad de Cornell descubrieron que el consumo de refrescos y jugos entre los adolescentes se ha triplicado desde 1978. Estas bebidas azucaradas contribuyen al aumento de peso excesivo y la obesidad. Debes animar a los adolescentes a que reduzcan y eviten el consumo de todas las bebidas azucaradas. Incluso el jugo hecho con un 100 por ciento de fruta contiene una fuente pura de azúcar y ninguna fibra. El agua es la mejor opción. Añádele una rodaja de limón, lima o naranja para darle una explosión de sabor. Seltzer es otra opción saludable, o los refrescos de dieta si se consumen con moderación.

No te saltees comidas o aperitivos


El desayuno es la comida más importante del día.

Saltarse las comidas puede llevar a comer en exceso y tomar malas decisiones respecto a los alimentos que se consumirán en la próxima comida. El desayuno es la comida más importante del día. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el consumo de un desayuno saludable se asocia con una mejora de la memoria y la función cognitiva, un mejor estado de ánimo y una disminución del absentismo escolar. Elige aperitivos con una fuente de calcio, como el yogur o la leche. Cuando adolescente, tu cuerpo requiere y absorbe más calcio, esencial para el aumento del crecimiento esquelético.

Divide tu plato


El tamaño de las porciones es importante para mantener o alcanzar un peso saludable.

El tamaño de las porciones es importante para mantener o alcanzar un peso saludable. Llena la mitad de tu plato con verduras sin almidón, como el brócoli, las espinacas, las zanahorias y las judías verdes. Divide el resto del plato en dos secciones. Llena una sección con aproximadamente 1 taza de granos enteros o alimentos que contengan hidratos de carbono, como el arroz integral, el farro o los frijoles. Llena la parte restante con una fuente de proteína magra, como la carne magra, la carne blanca de pollo o el pescado. Es importante incluir alimentos ricos en hierro, como la carne de res, el pollo, el pescado y los mariscos, porque el hierro transporta oxígeno a los músculos, ayuda a funcionar al cerebro y ayuda al sistema inmunológico a combatir las enfermedades. Además, la menstruación aumenta los requerimientos de hierro para las niñas.

Limita las distracciones y los disparadores

Muchos adolescentes pasan cinco o más horas por día frente a la televisión. Mirar la televisión, sobre todo los anuncios de comida basura, puede alterar las dietas de los adolescentes o aumentar lo que comen. A su vez, esto puede promover la obesidad. También es una actividad sedentaria que reemplaza el tiempo que podrías dedicar a la actividad física. Así que limita el tiempo de televisión a una hora por día o sólo los fines de semana. Evita guardar comida chatarra en la casa, y en lugar de eso prepara un plato de frutas o de frutos secos en tu casa para tomar un aperitivo conveniente y saludable. Siempre secciona tu comida y nunca comas desde una bolsa ya que esto puede dar lugar a la ingesta excesiva de calorías. Cambia los lugares donde te reúnes con amigos; prueba realizar alguna actividad en lugar de salir a comer.

Más galerías de fotos



Escrito por alexandra kaplan corwin | Traducido por eliana belen doria