Habilidades necesarias para madres jóvenes

Según las estadísticas de embarazos adolescentes, en el año 2011, hubieron más de 329.700 nacimientos de madres jóvenes -aquellos entre las edades de 15 y 19 años de edad-, de acuerdo al U.S. Centers for Disease Control and Prevention. En orden para que crezcan sanos, las jóvenes madres necesitan desarrollar rápidamente habilidades clave para la crianza de los hijos que son necesarias para que tanto física, emocional, educativa y económicamente puedan mantenerlo.

Cuidado del bebé

Una joven madre no difiere mucho de ser una niña. El cuidado de las necesidades físicas del bebé, como alimentarlo, cambiarlo, bañarlo y calmarlo no siempre es fácil. Una joven madre que puede tener poca experiencia con los niños y que no esta segura de lo que necesita un bebé o cómo tratarlo, necesitará desarrollar esas habilidades para el cuidado físico de este. Los expertos en pediatría en el sitio web Kids Health sugieren que las madres adolescentes tomen clases prenatales de un profesional de la salud. Estos programas le ofrecen a la nueva madre la información sobre los aspectos de cuidado diario del bebé que no podría saber de otra manera. Algunos hospitales y otros centros de salud ofrecen clases específicamente para padres adolescentes.

Educación

El sitio web de Kids Health señala que aproximadamente entre el 60 y el 70 por ciento de las madres adolescentes no completan la escuela secundaria. Sin embargo, terminar la escuela secundaria o empezar -y graduarse de- un programa post-secundario puede enseñar a una madre joven las habilidades para resolver problemas, aumentar su conocimiento general y hacerla más deseable para sus potenciales empleadores. Según el National High School Center, quienes abandonan la escuela secundaria ganan aproximadamente US$260.000 menos que lo que ganan los graduados a lo largo de toda su vida. Conseguir una mejor educación a menudo se traduce en un salario más alto, y por lo tanto hace que una joven madre mejore las condiciones de proporcionarse el sustento para ella y su hijo. Además, el National Center for Education Statistics señala que mientras que los egresados ​​de secundaria ganan un promedio de US$25.000 por año, los graduados universitarios tienen salarios a igualar de US$40.000 por año. Las habilidades profesionales o las ofertas de empleo orientadas a programas de enfermería, de enseñanza o de tecnología pueden ayudarla a sostenerse financieramente a sí misma y a su nuevo hijo, y la prepara para buscar oportunidades laborales en las que devengue por encima del salario mínimo.

Presupuesto familiar

Las madres jóvenes necesitan ir directamente de la casa de sus padres a su casa o apartamento. En lugar de pedir ayuda a mamá o papá para su presupuesto o sus finanzas mensuales, una joven madre tendrá que desarrollar habilidades para manejar el dinero por primera vez. Esto puede incluir el presupuesto para artículos de bebé - tales como pañales, fórmula, biberones y ropa- alquiler mensual, facturas de servicios públicos, transporte y seguros. La comprensión de cómo crear un presupuesto familiar realista puede ayudar a la nueva madre joven a como evitar sorpresas financieras y darle una sensación de seguridad. Las madres adolescentes que continúan viviendo con sus propios padres también necesitan desarrollar habilidades de manejo del dinero. Incluso si la mamá o el papá están pagando su alquiler, las facturas y los alimentos, la adolescente todavía tendrá que cubrir al menos una parte de los costos de mantenimiento del bebé -una vez más, tales como pañales, fórmula y ropa-, así como el dinero que ella puede querer gastar en actividades de entretenimiento u ocio. Aunque una madre joven tendrá diferentes prioridades que las de una típica adolescente, ella aún puede necesitar su propio dinero para que de vez en cuando pueda tener una noche libre y pagar por una película o una cena con amigos.

Tener habilidades emocionales

Tener un bebé a una edad temprana puede poner a una mujer bajo una gran tensión emocional. Desarrollar las habilidades necesarias para hacer frente a las luchas diarias de tener un nuevo bebé y las fuertes emociones que vienen junto con él, son las claves del éxito para una madre adolescente. La transición a la maternidad puede significarle ir de preocupaciones bastante mundanas como por ejemplo qué ponerse para ir a la escuela o con quien ir al baile, a cuestiones mucho más cargadas de emoción como el pánico de criar a un niño sin ningún tipo de ayuda o apoyo. Ellas pueden comenzar a desarrollar habilidades de afrontamiento que se centren en los aspectos emocionales de la maternidad a través de la atención psicológica, clases en los programas comunales de extensión o programas para madres adolescentes.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por mario francia