No me gusta hacer ejercicio y necesito bajar de peso

Mucha gente te dirá que si quieres perder peso pero no te gusta hacer ejercicio, te irá mal. Este no es el caso. Al cambiar tus hábitos alimenticios, puedes perder una cantidad significativa de peso. Por supuesto, el ejercicio físico acelerará la pérdida de peso y el cambio de cuerpo, pero no estás condenado a permanecer en tu peso actual sólo porque no te gusta hacer ejercicio.

Toma las riendas de tus hábitos alimenticios


Come alimentos bajos en calorías.

Un diario de alimentos te ayudará a analizar tus hábitos alimenticios, específicamente las calorías y el contenido de grasa de los alimentos que comes. Registra todo lo que comes y bebes durante una semana, siguiendo tus hábitos usuales, y siendo lo más preciso posible en la documentación del consumo de calorías y la ingesta de grasas por semana.

Encuentra los puntos débiles

Si estás comiendo demasiados alimentos incorrectos, en tu diario de alimentos se revelará la verdad. Tal vez estás comiendo productos con alto contenido de calorías y grasa, como papas fritas y barras de chocolate. Puedes atracarte de hidratos de carbono, como la pasta y el pan. Las gaseosas no tienen ningún valor nutricional, pero sí un montón de azúcar y calorías. Comer comida rápida, debido a limitaciones de tiempo o presupuesto, también te llevará por mal camino.

Cambia tus hábitos

Si comes alimentos altos en calorías y grasas, encuentra sustitutos más ligeros. Por ejemplo, si tienes una debilidad por el spaghetti con salsa de carne, trata de hacer una salsa con carne molida de pavo y una cucharada de pasta de grano entero. Reduce el consumo de refrescos azucarados y bebe más agua, jugo, leche o refresco de dieta. Reduce el tamaño de las porciones para reducir su consumo de calorías. La única manera de perder peso es quemar más calorías de las que consumes, sobre todo si no estás quemando calorías a través del ejercicio.

No tan rápido, amigo


No comas patatas fritas.

Si la comida rápida es tu vicio, limita o corta con ella por completo con el fin de bajar de peso sin hacer ejercicio. La comida rápida contiene 1.200 calorías en promedio, más de la mitad de tus calorías diarias, de acuerdo a la Food and Drug Administration. Cuando quieras este tipo de alimento, toma decisiones más saludables. Los restaurantes de comida rápida ofrecen productos bajos en calorías, como sándwiches a la parrilla y ensaladas. También están obligados a informar los valores nutricionales de todos los elementos de su menú. Lee la letra pequeña antes de ordenar y selecciona los elementos del menú de bajas calorías.

Menos bocadillos

Incluso si haces todos los cambios sugeridos, no lograrás bajar de peso sin hacer ejercicio si continúas tomando bocadillos con frecuencia. Haz un seguimiento de tus bocadillos y quita los placeres culpables como las papas fritas y el helado. Cuando se te antoje un bocadillo, selecciona los bajos en calorías y bajos en grasa, como frutas y verduras, o busca versiones bajas en calorías de tus bocadillos favoritos. También puedes practicar el control de porciones para reducir tu consumo de calorías.

Mueve el cuerpo

Si bien puedes odiar a hacer ejercicio, todavía puedes quemar calorías moviendo el cuerpo. El ejercicio es más que sudar en el gimnasio o en la acera. Toma un paseo agradable, da un paseo en bicicleta, o pasea por el centro comercial en caso de tormenta. Accede a una actividad que te guste, como la jardinería, el patinaje en línea, equitación, yoga o baile. Cada momento que pases fuera de tu sofá, escritorio o computadora, estás quemando calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff herman | Traducido por mariela rebelo