Guías para los adolescentes y los mensajes de texto

Los mensajes de texto mantienen a los adolescentes conectados con sus amigos, pero la tecnología viene asociada con problemas para ti y tu hijo adolescente. Desde altas cuentas telefónicas hasta problemas físicos y emocionales, los mensajes enviados desde un teléfono celular tienen un precio. Establecer guías y restricciones para los mensajes de texto reduce los riesgos para tu adolescentes, sin quitarle su conexión con sus amigos.

Límite de texto

La mayoría de los planes de celulares tienen una cantidad de mensajes de texto establecida por mes. Cualquier mensaje enviado más allá de ese límite viene con un costo por mensaje. Si tienes un plan familiar, los textos de tu hijo podrían consumir todos los mensajes incluidos, dejando a los demás sin mensajes para enviar. Establecer un límite de mensajes de texto para tu hijo adolescente mantiene tu cuenta telefónica normal y le enseña a tu hijo a controlarse. Si él excede continuamente el límite, comienza a cobrarle por el exceso para que comprenda que los mensajes excesivos tienen un precio. A menudo puedes controlar la cantidad de mensajes de texto enviados por mes, configurando una cuenta en línea a través de tu proveedor de telefonía celular.

Enviando mensajes de texto y conduciendo

Enviar mensajes de texto mientras manejas genera falta de atención, lo que podría resultar en un accidente grave. Algunos estados han prohibido enviar mensajes de texto mientras se maneja. Se firme con tu hijo cuando se trata este tema. Si está en un vehículo con amigos, podría encontrarse en una situación en la que un compañero envíe un mensaje de texto mientras maneja. Ofrécele algunas opciones para conseguir otro conductor y que deje el celular cuando está manejando. Teens Health sugiere pedirle al conductor que deje de escribir, que se ofrezca a escribir el mensaje por el conductor y que todos los que estén en el auto lo convenzan de que no lo haga. Anima a tu hijo a que no se suba con otros conductores que envíen mensajes de texto mientras manejan, a pesar de que les hayan dicho de no hacerlo.

Acoso

Con las nuevas tecnologías vienen los nuevos medios de acoso y de bullying. Enviar mensajes de texto malvados o acosadores es considerado una forma de bullying virtual. Esto incluye insultar a alguien en un texto, enviar mensajes indeseables repetidamente y esparcir rumores a través de los mensajes de texto. Este tipo de bullying electrónico puede afectar la autoestima, causar problemas de salud, aumentar la posibilidad de usar drogas o alcohol, afectar la asistencia a clase y causar calificaciones bajas según StopBullying.org. Habla con tu hijo adolescente sobre el bullying virtual para asegurarte de que comprenda de qué se trata. También deberías animarlo a que acuda a ti si está recibiendo este tipo de mensajes.

Contenido inapropiado

El contenido sexual en los mensajes de texto es un problema creciente, con el 20 por ciento de los adolescentes enviando mensajes de texto sexuales "sexting" con imágenes sexuales inadecuadas, según reportó la academia estadounidense de pediatría en 2009. Enviar imágenes inapropiadas a menudo es un crimen o podría tener consecuencias en la escuela y en casa. La AAP recomienda hablar con tu hijo sobre el problema, comenzando preguntándole qué sabe sobre el tema. Enfatiza los efectos dañinos de los textos con este contenido tanto para el emisor como para el receptor. Más allá del potencial castigo, estos mensajes pueden generar un desorden emocional.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por sebastian castro