Cómo guiar a los jóvenes a Jesús

Como padre cristiano, deseas que tu hijo se convierta y comparta la salvación que Jesús da. Si tu hijo es un adolescente, quizás sea más difícil guiarlo a Jesús. Los jóvenes atraviesan por cambios físicos y emocionales y quizás duden sobre Dios o se acerquen a la religión con escepticismo. Se paciente y ora. Mientras tu adolescente te observa y te escucha, Dios puede obrar en él o ella a través del Espíritu Santo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Habla con tu adolescente sobre Dios y Jesús. No sermonees de más ni recites versos bíblicos si ha sido desobediente. El mejor enfoque es hablar sobre Jesús en las conversaciones diarias. Por ejemplo, cuando salgas con tu hijo o hija, resalta la belleza de la naturaleza y recuerda que Dios fue el creador del mundo. Si muere un ser querido, habla sobre Jesús en su papel como fuente de consuelo en tiempos de tristeza.

  2. Comparte tu experiencia de conversión. El testimonio personal es una poderosa herramienta para guiar a otros hacia Cristo. Cuenta a tu adolescente sobre tu vida antes de aceptar a Jesús. Si te sucedió cuando eras niño, entonces describe cómo fue crecer conociendo a Jesús y cómo superaste los malos momentos, siempre con Él a su lado. Si tu testimonio incluye momentos de rebelión, quizás no debas compartir todos los detalles. Esto dependerá de la madurez de tu hijo. El elemento importante es cómo Jesús cambió tu vida.

  3. Explica el Evangelio con simpleza. Los adolescentes necesitan saber en términos simples sobre la necesidad de tener a Jesús en sus vidas. En lugar de usar frases de sermón, explica los pasos que se requieren para aceptar al Señor. Comienza con el reconocimiento de los pecados propios y la consciencia de que nadie puede hacer nada para pagar la deuda del pecado. Luego háblale del amor de Dios hacia nosotros, que demostró enviando a su hijo al mundo para que muriese por nuestros pecados. Los últimos pasos son el creer que Jesús murió y resucitó.

  4. Ayuda a tu adolescente a entender cómo orar para su salvación. Esta oración no tiene porque ser elaborada. Dale a tus hijos un ejemplo de la llamada Oración de los Pecadores. Puedes escribirla o imprimir una versión tomada en un sitio Web cristiano. Pregúntale si desearía orar contigo, pero enfatiza que puede rezar desde su corazón y ser aceptado por Jesús.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hollowell | Traducido por eduardo moguel