Guía perfecta para enseñar al niño a usar el orinal

Enseñar a un niño a usar el orinal puede ser un rato de estrés y frustración. Afortunadamente, los expertos han recopilado una lista de técnicas efectivas para el uso del lavabo para ayudarte. Nada es infalible, mentalízate; no hay dos niños iguales. Sin embargo, hay unas reglas probadas que pueden ayudarte a la hora de sortear la difícil situación de tener la casa llena de pañales e ir trayendo la ropa interior de niños mayores.

Lo primero es lo primero

Te puede tentar decirle a tu hijo que es hora de aprender a usar el orinal y punto; no se permite debate. Sin embargo, sólo deberías empezar a enseñar a tu hijo a usar el orinal cuando éste esté listo. Pregúntate lo siguiente, para determinar si está o no está preparado: ¿Tu hijo muestra interés en el orinal? ¿Está seco durante muchas horas del día? ¿Reconoce la diferencia entre estar mojado y seco, y se queja cuando no está seca? ¿Es capaz de subir y bajarse los pantalones? Si tu respuesta a la mayoría de estas preguntas es sí, entonces quizás esté preparado para aprender a utilizar el orinal. Si tu hijo no está preparado --incluso si tú lo estás-- enseñar a usar el orinal no va a ser exitoso, indica Mayo Clinic en su sitio web.

Tiempo de compras

Una vez que hayas decidido que tu pequeño está preparado para aprender a usar el orinal, es hora de comprarlo. Puedes elegir entre asientos de orinales, los cuales se ponen sobre el váter, y las sillas de orinal, que son pequeños lavabos independientes del tamaño perfecto para un niño. De tu hijo depende el que mejor le vaya, pero estate seguro de que no tenga protector contra salpicaduras. Éstos están diseñados para mantener a los pequeños hombrecitos alejados de una posible marca que irrite sus partes masculinas, dice el Dr. Spock. También podrías estar interesado en comprar un taburete infantil y unos cuantos libros interesantes para niños, por si es necesario leer mientras están en el trono.

¿Tienes paciencia?

Los momentos del orinal comunes son muy predecibles: cuando se despiertan por la mañana, después de las comidas y después de las siestas. Estas horas son excelentes para que tu pequeño vaya al orinal. Quizás quieras dejar que tu hijo se siente en el orinal completamente vestido primero hasta que esté cómodo, sugiere AskDrDears.com, y luego progresar hasta tener su sitio un poco abajo. Esto necesitará paciencia, mientras tu pequeño quizás resista esta transición. Si se resiste después de repetidos intentos, estaría bien retroceder. Quizás simplemente no está preparada.

Las recompensas son buenas

El sistema de recompensas es bastante efectivo, según señala Mayo Clinic en su sitio web. A poca gente no le gusta recibir una recompensa tras hacer un buen trabajo y ciertamente los niños no son una excepción. Las recompensas pueden ser tan simples como darles estrellas doradas por usar el orinal y pueden incrementar la motivación de tu pequeño. Dale a tu hijo mucha atención y elogios por hacer este paso de utilizar el orinal. Recuerda, mientras le estés enseñando a usar el orinal, sigue con la rutina completa también enseñándole a limpiarse, tirar de la cadena y lavarse las manos después.

Accidentes esperados

Incluso si tu hijo entiende cómo usar el orinal, aún puede tener accidentes. Esto es una parte normal del proceso. Trátalo con paciencia. Recuérdale a tu hija que haga lo mejor que pueda para hacerlo en el orinal la próxima vez pero no la castigues. Cómprale ropa interior de mayor con sus personajes favoritos estampados en ésta, así preferirá no mojarlas. El mantenerse seca durante la noche es el último paso a aprender, por lo que deberás proteger el colchón de tu pequeño con una sábana de plástico debajo o una almohadilla absorbente, y deberás elegir que vista pantalones de prueba.

Más galerías de fotos



Escrito por brooke julia | Traducido por susana lópez millot