Una guía para los padres sobre la pubertad de un niño

Según MedlinePlus, la pubertad es el periodo en la vida de un niño en el que comienza a madurar tanto física como sexualmente. La edad exacta de la pubertad varía, pero los niños normalmente atraviesan la pubertad un poco después que las niñas, entre los 9 y los 14 años. A pesar de que la pubertad puede ser una fase incómoda en la vida de un niño, saber cómo lidiar con ella de forma apropiada puede facilitar las cosas tanto para los padres como para su hijo.

Comienza a platicarlo tempranamente

Hablarle a tu hijo acerca de la pubertad no sólo es importante sino necesario, pero es aún mejor si comienzas a discutirlo con él antes de que estos cambios comiencen a ocurrir en su cuerpo. No esperes hasta que tu hijo llegue con preguntas acerca de lo que le pasa a su cuerpo o con hechos malinterpretados de lo que ha oído de sus amigos o en la televisión. Aunque no hay una edad establecida para empezar a hablarle a tu hijo acerca de los cambios en su cuerpo, pubertad y sexo; KidsHealth.org sugiere que a los 8 años los niños deben conocer los cambios físicos y emocionales que deben esperar durante la pubertad.

Conoce los signos

Reconocer los signos de la pubertad te ayudará a estar preparado para cualquier pregunta que tu hijo pueda tener. Para los niños, uno de los primeros cambios de la pubertad es el crecimiento de los testículos y un incremento en el tamaño de su pene. Tu hijo también puede empezar a notar que crece vello en su región púbica y en sus axilas. Otros datos de pubertad en niños incluyen un empeoramiento del olor corporal, la aparición de acné, ensanchamiento de los hombros y engrosamiento de la voz. Otros datos de pubertad que pueden estar sucediendo y de los que puedes no estar al tanto incluyen sentimientos de atracción sexual hacia otros, erecciones e incluso eyaculaciones.

Dale confianza

Por más incómodo que sea hablar con tu hijo de lo que está pasando con su cuerpo, puede ser una gran diferencia respecto a cómo se siente consigo mismo. Durante la pubertad, muchos niños se sienten inseguros y no se dan cuenta que lo que experimentan es normal y les sucederá (si no es que ya le pasó) a sus compañeros también. Confirma a tu hijo que lo que le pasa es normal y nada malo le está sucediendo. Avísale lo que puede esperar que pase próximamente: sueños húmedos, masturbación y otros datos de pubertad que puede no estar experimentando aún y que todos ellos son normales. Háblale acerca de las erecciones espontáneas; esto es, una erección que ocurre sin pensar en sexo y dale consejos que cómo disimularla en público si es que le pasa (cubriéndola con su mochila o usar chaquetas largas). Las erecciones espontáneas son causa común de preocupación para los niños que atraviesan la pubertad, sobre todo si les ha ocurrido en público.

Prepárate para las preguntas

Es probable que los niños tengan preguntas acerca de los cambios que ocurren en su cuerpo e incluso sobre las pláticas que tengas con ellos acerca de la pubertad. Prepárate para responder preguntas de forma apropiada. Algunos niños se preguntarán por qué están desarrollando pechos. No es infrecuente que algunos hombres desarrollen crecimiento mamario temporal en esta etapa de sus vidas. Dile a tu hijo que los pechos desaparecerán en un lapso desde un par de meses a un par de años. Otros niños pueden preocuparse por el tamaño de su pene, por qué es tan pequeño o por qué es tan grande. Dile a tu hijo que los niños se desarrollan de forma diferente y a velocidades distintas y que lo más probable es que el tamaño de su pene cambie conforme continúe desarrollándose. Los niños también pueden preguntarse por qué no tienen vello púbico. El hecho es que aunque todos tendrán vello púbico eventualmente, algunos lo adquieren más rápido que otros; es una característica completamente individual. Investiga un poco en línea o en la biblioteca con anticipación para familiarizarte con todos los detalles de la pubertad y puedas estar preparado para lo que sea que tu hijo te pregunte.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por karly silva