Cómo las guarderías mejoran el desarrollo social y cognitivo de los niños

Al tomar la decisión de enviar o no a tu niño a una guardería, te ayudará entender el impacto que esto puede tener. La mayoría de las investigaciones demuestran que el servicio de calidad de una guardería puede mejorar el desarrollo social y cognitivo de tu hijo. También indica que los padres aún proporcionan la influencia más grande en su desarrollo. En otras palabras, tú eres el primer y más importante maestro de tu hijo.

Desarrollo cognitivo

Un reporte del National Institute of Child Health and Human Development's Study of Early Child Care establece un vínculo entre las largas horas que pasa un niño en una guardería y mejores habilidades para la lectura y las matemáticas. Para el tercer nivel escolar, estas habilidades adquiridas de manera temprana aún eran evidentes. Puntos importantes de un estudio por separado publicado en The New York Times, revelaron que las guarderías benefician el desarrollo cognitivo de los niños de clase media de manera modesta, mientras que los beneficios son del doble para los niños de la clase de bajos ingresos. Los beneficios más grandes logrados fueron en niños que ingresaron a las guarderías en las edades entre los 2 y 3 años.

Desarrollo social

En un estudio longitudinal de los arreglos de las guarderías en los Estados Unidos, el National Institutes of Health siguió a más de 1.000 niños de diferentes etnias. Encontraron que los niños en guarderías de calidad más alta eran de alguna manera más cooperativos que los niños en las guarderías de menos calidad. Los investigadores concluyeron que varias características de los padres y las familias eran más predictivas sobre la competencia social que el ambiente de la guardería. Específicamente, los niños con un desarrollo social más fuerte tenían más alta calidad en interacciones con sus madres, padres mejor educados, rutinas organizadas e ingresos familiares más altos.

Mejores prácticas

La calidad del ambiente en la guardería, junto con las prácticas del personal en ella, podrían significativamente impactar el desarrollo de tu hijo, de acuerdo con un estudio publicado en el “Early Childhood Research Quarterly". Al enseñar conductas pro sociales y utilizando estrategias efectivas del manejo de la conducta, los problemas de conducta de las familias en guarderías disminuyeron. En un estudio realizado por el Institute for Research on Poverty, los investigadores encontraron que los niños se desempeñan mejor en las pruebas estandarizadas de lenguaje y cognitivas cuando la guardería les proporciona actividades de desarrollo apropiadas y cuando el personal de la guardería responde a las necesidades de los niños.

Determinar la calidad de guardería en casa

Para ayudarte a determinar la calidad de un servicio de guardería en tu casa, la International Nanny Association sugiere que entrevistes a las potenciales niñeras por lo menos dos veces. Haz preguntas como el por qué están interesadas en trabajar con niños pequeños, cómo disciplinan, cómo manejan el entrenamiento para ir al baño y pide que te describan su capacidad para proporcionar experiencias apropiadas y enriquecedoras de desarrollo a tu hijo. Investiga los antecedentes criminales de tus finalistas y confirma sus referencias.

Determinar la calidad de las guarderías de grupo

Evaluar la calidad de las guarderías de grupo es algo más transparente que determinar la guardería en casa, ya que puedes obtener experiencias de primera mano al visitar la guardería y platicar con los otros padres. Cuando te sientes a platicar con el personal incluye las mismas preguntas que harías a una niñera para tu hijo en casa, con las siguientes preguntas adicionales: pregunta sobre el número de adultos por cada niño, cómo se agrupa a los niños, qué enfoque se tiene acerca de la etnia, cultura y religión, sus acreditaciones, políticas acerca de niños enfermos y visitas de los padres y sobre la educación y entrenamiento del personal. Finalmente, confía en tus instintos acerca de si el programa se adecua a las necesidades e intereses de tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanna didier | Traducido por glen boyd