¿Cómo guardar y almacenar jengibre fresco?

El jengibre fresco, común en la cocina asiática, es una sustancia aromática popular, particularmente apreciada por sus supuestos beneficios antioxidantes, gastrointestinales y antiinflamatorios. A pesar de que se puede comprar seco, confitado, cristalizado y en vinagre, la raíz fresca es la mejor opción por su sabor más potente y su mayor contenido de nutrientes, tal como señala la George Mateljan Foundation en su página web World's Healthiest Foods. Al seleccionar jengibre fresco, asegúrate de que este sea suave, firme, aromático, grande y que esté libre de moho. Dado que el jengibre fresco tiene un sabor muy fuerte, se utiliza un poco a la vez en la cocina, y requiere de técnicas adecuadas de almacenamiento para guardar las sobras.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Bolsas de almacenamiento de plástico
  • Un frasco de vidrio
  • Madeira o vino de Jerez

Instrucciones

    Instrucciones

  1. Envuelve muy bien el jengibre fresco sin pelar en toallas de papel. Pon la raíz envuelta en una bolsa de plástico con cierre y sella por completo. Coloca la bolsa en un compartimiento en el cajón de verduras de la nevera, recomienda el sitio web de O Chef. El jengibre fresco se mantendrá de esta manera durante un máximo de tres semanas.

  2. Corta la raíz de jengibre fresco sin pelar en trozos más pequeños, aproximadamente del tamaño de lo que vas a usar en el momento. Envuelve los trozos individualmente en toallas de papel y ponlos en una bolsa de almacenamiento de plástico con cierre para congelador. Cierra completamente la bolsa y coloca el jengibre en el congelador. Cuando se congela, se puede almacenar durante un máximo de seis meses, de acuerdo con lo que señala la George Mateljan Foundation.

  3. Pon el jengibre sin cáscara en un frasco de vidrio hermético. Vierte suficiente Madeira o vino de Jerez en el frasco para sumergir completamente la raíz. Cierra bien el frasco y ponlo en el refrigerador. El jengibre fresco sin cáscara se puede conservar hasta por tres meses de esta manera, señala el sitio web Gourmet Sleuth.

Consejos y advertencias

  • Si también compras jengibre seco, guárdalo en un frasco de vidrio hermético en un lugar seco, oscuro y fresco. También lo puedes refrigerar de la misma manera.
  • El almacenamiento de alimentos no es una ciencia precisa, y el tiempo que el jengibre se conserve fresco dependerá de su estado al momento de comprarlo. Incluso al almacenarla correctamente, la raíz de jengibre puede desarrollar moho en el refrigerador y arruinarse antes de lo previsto. Revisa el jengibre antes de usarlo.
  • El jengibre sin cáscara absorberá algo de sabor del Madeira y el vino de Jerez cuando lo almacenes en estos. Es posible que este sabor también se sienta en la comida que prepares con el jengibre.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por patricia a. palma