¿Las grasas trans se eliminan del cuerpo?

Antes de la década de 1990, los médicos y funcionarios de la salud pública advierten contra el consumo de grasas saturadas, lo que provocó que los establecimientos de comida para pasen de usar manteca de cerdo, una grasa animal, a nuevos productos de aceite parcialmente hidrogenados a base de aceite vegetal. A comienzos de 1990, las grasas trans representaban del 4 al 7 por ciento de la ingesta de calorías de una persona promedio en los Estados Unidos, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. A finales de 1990 los científicos descubrieron los efectos perjudiciales para la salud de las grasas trans. El cuerpo humano no necesita grasas trans, ni las procesa de manera eficaz. Aunque no todas las grasas trans se quedan para siempre en el cuerpo, los efectos nocivos que provoca dejan un efecto duradero.

¿Qué es la grasa trans?

El término grasas trans se refiere a la estructura de las moléculas de carbono, hidrógeno y oxígeno dentro de la grasa. La carne y los productos lácteos procedentes de animales clasificados como los rumiantes, como las vacas, cabras y ovejas, contienen una pequeña cantidad de grasas trans naturales, pero la mayoría de las grasas trans provienen de un proceso hecho por el hombre. Los fabricantes de alimentos descubrieron que podían añadir hidrógeno a una grasa no saturada como el aceite vegetal. El resultado es una grasa parcialmente hidrogenada que puede resistir el calentamiento y no echarse a perder. Pero la adición de los átomos de hidrógeno cambian la grasa y las enzimas lipasas de tu cuerpo no pueden descomponerlas con eficacia.

Grasa trans y colesterol

Las grasas prohibidas en una dieta, incluyendo las grasas saturadas y las grasas trans, aumentan los niveles de colesterol en su cuerpo. La investigación publicada en el "British Medical Journal" informa que las grasas trans causan un efecto más negativo sobre el colesterol que las grasas saturadas. Las grasas trans causan la lipoproteína de baja densidad, conocida como colesterol malo, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón. Las grasas trans también disminuyen el nivel de lipoproteína de alta densidad, o HDL, conocido como el colesterol bueno. El HDL ayuda a eliminar el colesterol de los vasos sanguíneos por lo que ayuda a reducir tu riesgo de enfermedad cardíaca. Este doble efecto sobre el colesterol hace que las grasas trans sean un problema doble cuando se trata de la salud de su corazón, según los médicos de la Clínica Mayo. Tu cuerpo trata de regular el nivel de colesterol y por lo tanto un poco de colesterol, y con ello, un poco de grasa, se va del cuerpo.

La excreción del colesterol

El colesterol viaja a través de sus vasos sanguíneos unidos a las proteínas especializadas, LDL llevando la mayor parte del colesterol. HDL recoge el colesterol de los tejidos y los vasos sanguíneos y la lleva de regreso al hígado. El colesterol se une a los receptores en las células hepáticas, las células del hígado absorben el colesterol y lo usan para producir ácidos biliares. El hígado segrega los ácidos biliares con la bilis, una mezcla de electrolitos, agua y bilirrubina, a la vesícula biliar, que almacena hasta que se necesite por el intestino delgado. Cuando el alimento entra en el intestino delgado, la vesícula biliar libera bilis, que ayuda a descomponer las moléculas de grasa. La bilis con un poco de grasa se elimina del cuerpo con las heces.

Los alimentos que se deben evitar

Aunque tu cuerpo necesita grasa para funcionar, almacenar energía, proporcionar estructura a las membranas celulares, para absorber las vitaminas y producir hormonas, no necesita nada de grasas trans. Por esta razón, el Institute of Medicine recomienda consumir la menor cantidad de grasa trans como sea posible. La American Heart Association recomienda consumir menos de 1 por ciento de tus calorías diarias en forma de grasa trans. Muchos tipos de alimentos pueden contener grasas trans, incluyendo galletas, pasteles, alimentos fritos y margarinas. En 2006, la Food and Drug Administration de EE.UU. comenzó a exigirle a los fabricantes de alimentos que agreguen el contenido de grasas trans de los alimentos en las etiquetas de nutrición.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie chandler | Traducido por mariana nonino