¿Qué le hacen las grasas saturadas y las grasas trans a tu cuerpo?

Una cierta cantidad de grasa en tu dieta es esencial, ya que contribuye a los procesos corporales como la digestión de vitaminas. Sin embargo, ciertas grasas son mejores que otras: ingerir grasas saturadas y trans puede elevar los niveles de colesterol de tu cuerpo, lo cual puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Hable con tu médico sobre como limitar o incluso eliminar estas fuentes de grasa de tu dieta mientras enfatizas unas más saludables.

Grasas saturadas

Tu cuerpo es capaz de producir toda la grasa saturada que necesitas, por lo tanto, no necesitas conseguir más de en tu dieta. Las fuentes comunes de grasas saturadas son las carnes, el pollo con piel, los productos lácteos de leche entera y los mariscos, así como alimentos de origen vegetal como el aceite de coco y de palma. Cuando comes grasa saturada, se eleva el colesterol LDL o colesterol "malo" y por lo tanto aumentan los niveles de colesterol total. Esto te pone en riesgo de desarrollar niveles altos de colesterol, lo cual también puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular. Adicionalmente, consumir demasiada grasa saturada en tu dieta puede provocarte diabetes tipo 2. Limita el consumo de este tipo de grasa a 7% o menos de tus calorías diarias totales.

Grasas trans

Las grasas trans, también conocidas como ácidos grasos trans, se producen naturalmente en los alimentos de origen animal, pero también se crean a través del proceso de hidrogenación de grasas saturadas. Esto es cómo se forman los aceites vegetales hidrogenados, que se utilizan comúnmente en las comidas rápidas y otros productos procesados​​. Las grasas trans son aún peores para los niveles de colesterol que las grasas saturadas. No sólo elevan el colesterol LDL, sino que también reducen el colesterol HDL o colesterol "bueno". También pueden aumentar la inflamación en tu cuerpo, lo cual se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y accidente cerebrovascular. Tu ingesta diaria de grasas trans debe ser de 2 gramos o menos y preferiblemente cero.

Importancia de las grasas buenas

Sólo porque tienes que limitar las grasas saturadas y las trans no significa que tienes que seguir una dieta completamente libre de grasa. Tu consumo diario total de grasa de todas las fuentes debe ser de entre 20 y 35% de tus calorías diarias totales. Mientras limitas las grasas saturadas y trans, intenta aumentar la cantidad de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que comes. Estos pueden mejorar tus niveles de colesterol, reducir la inflamación del cuerpo y regular tus latidos cardíacos. Buenas fuentes de estas grasas son el aceite de oliva, el aguacate, las nueces, el aceite de linaza y las semillas.

Consideraciones adicionales

Habla con tu médico acerca de la cantidad de grasas saturadas y trans que consumes, y pregúntale cómo puede limitarlas. Si tienes el colesterol alto u otras ciertas condiciones de salud, es probable que tengas que reducir tu consumo de grasa más allá de las cantidades generalmente recomendadas. Tu médico puede ayudarte a determinar la cantidad y el tipo de grasas que necesitas por día. Aprender a leer las etiquetas de los alimentos es fundamental cuando se trata de reducir el consumo de grasas saturadas y trans, ya que se pueden encontrar en muchos alimentos comunes, especialmente en los alimentos procesados.

Más galerías de fotos



Escrito por lynne sheldon | Traducido por francisco roca